Compartir

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró ayer que el trabajo infantil en el país ha caído a menos del 3 % en los últimos ocho años y reiteró el compromiso de su Gobierno para intentar erradicarlo.

“Hemos logrado reducir de casi un 16 % el trabajo infantil (en 2007) a menos del 3 % (en 2015)”, señaló Correa durante un encuentro con cientos de niños que han salido de un entorno de trabajo o explotación infantil.

“Nuestro compromiso es seguir luchando para que no haya más niños trabajando”, dijo el mandatario al recalcar que esa tarea no es sólo un compromiso del Gobierno sino de todos los ecuatorianos.

En el encuentro participaron niños de varias organizaciones como la Fundación Salesiana, Ozone, Foro y el Centro del Muchacho Trabajador de Quito, donde se desarrolló el acto, informó en su web el diario público El Telégrafo.

También estuvo presente la ministra de Inclusión Económica y Social, Betty Tola, quien explicó que el encuentro con los menores forma parte del programa de erradicación del trabajo infantil denominado “Da dignidad”.

“En tanto tengamos ese porcentaje (3 % de trabajo infantil) nuestra intensidad de trabajo será la misma con la que hemos operado en los años anteriores. El compromiso que estamos estableciendo es que los niños vayan a las escuelas”, remarcó Tola.

Asimismo, aseguró que una de las estrategias más eficientes para lograr que los menores dejen de trabajar es a través de la inclusión mediante la política de educación gratuita.

Tola indicó que para el próximo año el programa irá a las calles para erradicar el trabajo de niños que deambulan para vender productos, también en el área de la construcción, el sector de reciclaje y en el área agroindustrial, con una inversión de unos 20 millones de dólares.

“En este centro me di cuenta que yo puedo tener un futuro, porque trabajar en las calles es muy peligroso”, aseguró Erick, un menor que asiste al Centro del Muchacho Trabajador.