Compartir

El presidente Rafael Correa anunció este martes que se negocia un acuerdo “integral” con la petrolera Oxy para saldar el pago de la sentencia emitida por el Tribunal Arbitral Internacional y evitar futuras demandas de la transnacional a Ecuador.

“Estamos exigiendo que el acuerdo sea integral, es decir que Ecuador dé por finiquitado sus problemas con Oxy y a su vez que OXY dé por finiquitado su problema con Ecuador, pero la petrolera quiere imponer una cláusula que deje la puerta abierta para seguir demandando al país y eso es inaceptable”, expresó el jefe de Estado.

El mandatario recordó que Ecuador fue condenado a pagar más de 1.400 millones de dólares tras el fallo del tribunal internacional en un juicio interpuesto por la petrolera estadounidense por un presunto incumplimiento de Ecuador de un Tratado Bilateral de Inversiones (TBI).

Correa fustigó los TBI firmados en el pasado por “gobiernos entreguistas” en condiciones desfavorables para el país.

El mandatario se refirió a este caso este martes durante la inauguración del Trasvase Dauvín, el proyecto hídrico más grande de la historia de Ecuador, y que permitirá dotar de riego a más de 170.000 hectáreas de la Costa ecuatoriana.

El presidente aclaró que con el descuento de un 18% acordado con OXY, sumado a unas obligaciones tributarias que debe cumplir la petrolera, Ecuador pagará un 30% menos del saldo total de la sentencia.

“Honraremos nuestras deudas, fruto de tratados firmados por gobiernos entreguistas, pero tampoco permitiremos abusos. Pagaremos esa deuda siempre y cuando se dé por finiquitado con Oxy”, remarcó el jefe de Estado.