Compartir

El papa Francisco declaró hoy que de pequeño, cuando le preguntaron una vez qué quería ser de mayor, contestó que le gustaría convertirse en uno de los carniceros que veía en el mercado al que iba acompañado de su abuela o su madre.

“Carnicero”, dijo que contestó cuando en su casa un día le preguntaron cuando estaba a la mesa con su familia, y explicó: “porque el carnicero que había en el mercado cogía el cuchillo (…) era un arte y eso me gustaba”

“Y luego, obviamente, cambié de idea”, agregó el pontífice, quien contestó así a una pregunta de uno de los niños miembros de los “pueri cantores”, coros infantiles a los que recibió hoy en el Aula Pablo VI del Vaticano.