Ramses Torres, alcalde de Guaranda, en entrevista en Notimundo a la Carta con Marcela Holguín, señaló que la facultad del Ejecutivo de incrementar o disminuir las asignaciones presupuestarias de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs), reforma propuesta en el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, generará un inconveniente.

Ramses Torres, alcalde de Guaranda, en entrevista en Notimundo a la Carta con Marcela Holguín, señaló que la facultad del Ejecutivo de incrementar o disminuir las asignaciones presupuestarias de los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GADs), reforma propuesta en el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, generará un inconveniente en la estabilidad económica de los gobiernos seccionales porque existirá una especie de incertidumbre en cuanto a la reducción de flujos de ingresos y el financiamiento de los presupuestos.

Por ello, afirmó que los alcaldes y prefectos deberán ser imaginativos y presupuestar en función de un decrecimiento del 15 % de las asignaciones. “Nosotros tenemos que presupuestar para un año. Pero si se presentan esas situaciones extraordinarias o imprevistas que originen la reducción de asignaciones, y que serán calificadas por el Gobierno, resulta imprevisible”, dijo el Burgomaestre, quien afirmó que las transferencias a los GADs no son ninguna dádiva del Gobierno Nacional, sino que son recursos entregados en atención a lo que ordena la normativa Constitucional.

Torres indicó, además, que ha pedido a Daniel Avecilla, presidente de la Asociación de Municipalidades del Ecuador (AME), que convoque a una asamblea extraordinaria y se designe una comisión de parte de los alcaldes del país para que la voz de estas autoridades sea escuchada en la Asamblea Nacional. “Es precisa nuestra participación en el análisis y debate de este proyecto de Ley. Los alcaldes debemos tomar una posición sobre la Reforma Tributaria, no política”, señaló.

Asimismo, confirmó que el Ministerio de Finanzas ha transferido este viernes a los Gobiernos Descentralizados las asignaciones de enero, quedando pendiente las de febrero y marzo. Recalcó que esos retrasos han causado inconvenientes en la ejecución de la obra pública, servicios y la falta de cancelación de valores a los trabajadores y funcionarios municipales. “Necesitamos saber oportunamente si se nos transfiere o no con oportunidad esos recursos para nosotros manejar el flujo de caja”, enfatizó.