Compartir

Con la aprobación de la Ley Orgánica de Gestión de la Gestión de la Identidad y Datos Civiles no es obligatorio sacar una nueva cédula y los cambios que se van a realizar en el documento son estrictamente voluntarios, explicó la Titular de la Legislatura, Gabriela Rivadeneira. Ella se refirió a esta ley que aprobó la Asamblea el pasado 10 de diciembre, así como a otras 15 que se publicaron este año.

La Presidenta se trasladó a Pisulí, en el norte de Quito, para rendir cuentas del trabajo que ha realizado la Asamblea en este año. Sobre la Ley de Identidad afirmó que marca un tema estructural y un nuevo debate en la sociedad en donde podamos reconocer  esta gran diversidad que tiene el país. Las leyes deben garantizar derechos, sostuvo.

Explicó que esta ley genera una nueva institucionalidad y está acorde con la modernización del Estado. Así mismo, dijo que los documentos como la cédula de identidad debe representar las características como ciudadano, en este sentido ya no constarán, por ejemplo, datos como la profesión. Esta cédula, que ahora se le denominará Documento Nacional de Identidad (DNI), no es un documento probatorio, sino que recoge la identidad, complementó Alexandra Ocles, miembro de la Comisión de Gobiernos Autónomos.

La asambleísta aclaró que en el DNI se han agregado otros campos como el tipo de sangre, si es donador de órganos y la posibilidad de que puedan cambiar el sexo por género, a partir de los 18 años. En la Asamblea se ha recogido la voz de los grupos GLBTI y es un tema que debe seguir siendo discutido, agregó, por su parte, la Presidenta, tras insistir que el cambio es voluntario.

Por otra parte, Alexandra Ocles explicó que la nueva ley posibilita que  si hay acuerdo en la pareja los hijos pueden ser registrados primero con el apellido de la madre y luego del padre. En términos de igualdad de derechos todos tenemos la responsabilidad de nuestros hijos. Avanzamos hacia la igualdad de derechos, dijo

Durante la construcción de las leyes en la Asamblea la Presidenta resaltó que la Legislatura ha aprovechado algunas herramientas constitucionales como las consultas prelegislativas, en donde la ciudadanía se pronuncia directamente en los textos de una ley. No ha habido ninguna ley que haya llegado al Pleno para su votación sin que haya sido socializada y haya contado con la participación directa del pueblo, aseveró.

En el marco de la rendición de cuentas también se refirió a la Ley de Justicia Laboral y Reconocimiento del Trabajo en el Hogar, que reconoce el trabajo no remunerado de las amas de casa; las reformas al Código Civil, que garantizan la vida de las niñas, quienes ya no podrán contraer matrimonio hasta cumplir 18 años y permite a las mujeres que, en el momento de la firma del contrato, puedan administrar los bienes de la sociedad conyugal.

Así mismo destacó las reformas a la Ley de Educación Intercultural, que, según dijo, en respuesta a los miles de docentes, el cumplimiento de las 40 horas semanales las podrán hacer seis en el centro educativo y las dos complementarias en sus hogares;  la Ley Orgánica de Prevención Integral de Drogas, que se enfoca en una nueva institucionalidad para, sobre todo, prevenir este fenómeno social; y, la Remisión de multas, recargas e intereses, con la cual campesinos y artesanos se beneficiaron de la remisión de sus multas, recargas e intereses en sus deudas.

En cuanto a la fiscalización comentó que debemos ser más responsables con este tema. Hemos tenido hechos que no han sido difundidos porque no han sido mediáticos, por ejemplo, hemos hecho seguimiento sobre las leyes, cómo en la práctica se han estado aplicando. Una de las primeras normas que aprobamos fue la Ley para la restitución de los derechos de las personas que fueron vulnerados con muertes, desapariciones y violaciones, en los períodos más duros que tuvo nuestro país. Fueron convocados ministros, representantes del Registro Civil, de la Fiscalía y otras instituciones, explicó.

La presidenta sostuvo que el modelo de fiscalización de la Asamblea se sustenta en tres ejes: preventivo, permanente y correctivo, con lo cual se han fiscalizado algunos temas que no han sido mediáticos.  Ojala estos pasos de responsabilidad puedan hacer que el cambio de la matriz cultural haga de nuestros actos más responsables, transparentes, encaminados hacia una cultura de paz. Este Ecuador se construye desde la paz no desde el escándalo, manifestó Gabriela Rivadeneira.

Según datos de la Unidad Técnica de Fiscalización y Control Político, en el período comprendido entre el 5 de enero y el 8 de diciembre de 2015,  ingresaron 1.606 solicitudes de información que fueron tramitadas  a través de la Presidencia de la Asamblea Nacional, de las cuales 1.189 tuvieron respuesta.