Compartir

El Gobierno colombiano y el ELN han acordado no celebrar un proceso de paz en Venezuela por la inestabilidad política que se vive en ese país, por lo que adquiere fuerza la hipótesis de que las futuras negociaciones se celebrarán en Ecuador, aseguró hoy un analista.

“Ahora el Gobierno venezolano debe entender que es muy difícil llevar las negociaciones a Caracas por la situación política en Venezuela. Creo que Quito es lo más opcionado”, afirmó el analista León Valencia a varios medios colombianos.

Valencia, que dirige la Fundación Paz y Reconciliación, especializada en el conflicto armado colombiano, destacó que este punto ha retrasado el inicio del proceso de paz que ambas partes buscan abrir desde enero de 2014 y que ahora parece desbloqueado, según dijo este sábado el líder del ELN, Nicolás Rodríguez Bautista, alias “Gabino”.

Tras casi dos años de “diálogos exploratorios” a la agenda de negociación “no le falta ni una coma”, indicó “Gabino” en una entrevista al diario del País Vasco (España) Gara, donde también avanzó que las conversaciones podrían abrirse formalmente a principios de 2016.

“Por la declaración de Nicolás Rodríguez Bautista entiendo que el sitio de negociación ya está acordado o simplemente el ELN (Ejército de Liberación Nacional) ya descartó Venezuela”, comentó Valencia.

El analista reveló que el Gobierno venezolano “insistía mucho” en que Caracas acogiese los diálogos, algo que desde Bogotá se consideraba “difícil” por la situación política de ese país.

Haber sido descartado supone para Venezuela “un desplante”, en opinión de Valencia, ya que ha ayudado en otras ocasiones en el traslado de guerrilleros del ELN hasta Ecuador, donde se han celebrado esos “diálogos exploratorios”.

“La reacción de Venezuela es decir: aquí nosotros hemos trabajado muy duro por esta negociación y hemos hecho labores arriesgadas”, comentó.

A esto se suma la información publicada hoy por el diario El Tiempo, que asegura citando fuentes involucradas en el proceso que Venezuela “decidió congelar su mediación” entre el Gobierno colombiano y el ELN después de que la oposición venciera en las elecciones legislativas celebradas el pasado 6 de diciembre.

Los motivos, siempre según el periódico, podrían ser que Colombia no mostrara apoyo a la oposición o incluso “evitar dar explicaciones ante el nuevo legislativo” sobre la presencia de cabecillas de esa guerrilla en territorio venezolano.