Molestos e indignados se mostraron al mediodía de este miércoles los familiares de periodistas secuestrados y asesinados del diario El Comercio al conocer la información que fue desclasificada por el Gobierno.

Shutterstock

En una reunión reservada, los familiares realizaron una primera revisión de la documentación. Ricardo Rivas calificó como una falta de respeto clasificar de forma reservada papeles de condolencia; expresó que tal vez hay unos 3 o 4 papeles que pueden aportar para la investigación.

“Hemos sido burlados, se evidencia que nos mintieron desde el principio. (…) Se evidencia que nosotros mismos debimos ir a negociar dijo”, Cristian Segarra, hijo de Efraín. Consideran haber sido engañados por el gobierno ecuatoriano al recibir “documentos desclasificados” donde no existe información que aporte a las investigaciones.

En Quito, el Equipo de Seguimiento Especial de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), conformado por Esmeralda Arosemena y Édison Lanza, junto a familiares del equipo periodístico de El Comercio, secuestrado y asesinado por disidentes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en la frontera norte, revisan los documentos de este caso que fueron desclasificados por el Gobierno Nacional.

Antes, los allegados a Javier Ortega (periodista), Paúl Rivas (fotógrafo) y Efraín Segarra (conductor) retiraron la documentación de una entidad bancaria, donde estuvo resguardada.