El nuevo coronavirus ha puesto en aprietos a un sinnúmero de países. Italia se convirtió en el epicentro de la enfermedad en occidente, con 250 mil casos confirmados y unas 35 mil muertes. Esta nación era tomada como un mal ejemplo de lo que no se debía hacer, por ejemplo, en la falta de una reacción oportuna.

El Gobierno italiano ha anunciado este miércoles, el cierre temporal de todas las escuelas y universidades. Crédito: EFE.

Donald Trump se refirió a Italia en una de sus intervenciones. No obstante, unos meses después, esa nación europea vive días distintos

“¿Y qué pasa con Italia? En sus hospitales casi no hay pacientes de COVID-19. Las muertes diarias atribuidas al virus en Lombardía, la región septentrional que más padeció la pandemia, son alrededor de cero”, recoge el portal Infobae sobre la situación actual de Italia.

El número de casos diarios ha descendido drásticamente y es “uno de los más bajos de Europa y el mundo”, dijo Giovanni Rezza, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas en el Instituto Nacional de Salud de dicho país, se cita en la publicación. “Hemos sido muy prudentes”, afirmó.

No obstante, hay expertos de salud que creen que la complacencia a la reapertura de las actividades económicas podría desencadenar nuevos brotes.

Cómo hizo Italia para bajar los contagios

La victoria virtual sobre el COVID-19 se debe a un complejo monitoreo. “Comités científicos y técnicos han guiado al gobierno. Los médicos locales, hospitales y autoridades de salud cada día reúnen más de veinte indicadores del virus y los envían a las autoridades regionales, quienes a su vez los mandan al Instituto Nacional de Salud”, se detalla.

Con este monitoreo se obtiene una radiografía semanal de la salud del país, con la que se toman las decisiones para poner en marcha políticas.

Como parte de esas políticas, el Parlamento votó la semana pasada para extender los poderes de emergencia del gobierno hasta el 15 de octubre.

“Esos poderes permiten que el gobierno mantenga las restricciones y responda a la brevedad (incluso con confinamientos) a nuevos brotes. El gobierno de Italia ya impuso restricciones para viajes procedentes de aproximadamente quince países, pues ahora el principal temor del gobierno es la importación del virus”, se explica en el artículo.

Nota Original: El Universo – LINK