Compartir

La diabetes es la segunda causa de muerte a nivel general en Ecuador, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) de 2017, año en el que el Ministerio de Salud Pública (MSP) realizó 33.000 atenciones a pacientes con esta patología.

El Telégrafo

Esta enfermedad -parte de las crónicas no transmisibles- en el mundo preocupa a todos los países por su crecimiento acelerado y los costos que implica.

El 46% de la población desconoce que la padece. “Entre el ‘debut’ de la enfermedad y el diagnóstico suelen pasar entre 10 y 15 años; por ello, se llega tarde cuando ya hay complicaciones severas”, señala Verónica Espinosa, titular del MSP.

En la actualidad, el 7,8% de los ecuatorianos presenta hiperglucemia (valor elevado de la glucosa) y el 7,1% tiene la glucosa alterada (es decir que los indicadores de glucosa no son los normales).

Un estudio desarrollado en 2013 por el MSP indica que el costo del control de la enfermedad por paciente al año es de $ 800 y $1.000; mientras que el gasto por las complicaciones de la patología es de $ 22.520 por persona anualmente.

Lee también: Día mundial de la Diabetes: ¿Cuáles son sus primeros síntomas?

Factores que inciden

En el país las personas que padecen diabetes, el 90%, tienen tipo II, que se deriva de los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física diaria. Según Robert Piloto, especialista en medicina preventiva del Cleveland Clinic Florida, el 85% de personas con sobrepeso u obesidad desarrolla esta patología.

“Se debe a la falta de educación. Además hoy cada vez hay menos tiempo y por eso se recurre a los alimentos procesados que tienen más calorías que aquellos que se preparan en casa”.

La nutricionista Jenny Zambrano, del Hospital Icaza Bustamante, afirma que en sus consultas descubre que la dieta de los niños está compuesta por el 70% de alimentos elaborados y el 30% naturales. “Lo ideal es que el 70% sea natural para un crecimiento y desarrollo de los infantes y por eso se da educación nutricional y se capacita a la madre”.

Fuente: El Telégrafo – Nota original: LINK