Compartir

El Emelec se convirtió hoy en tricampeón del fútbol ecuatoriano al empatar sin goles con Liga de Quito y, de paso, se clasificó para jugar el próximo año la Copa Libertadores y la Copa Sudamericana.

En el partido de ida el equipo de Guayaquil ganó por 3-1 y hoy dio la vuelta olímpica en el estadio de Liga de Quito.

Emelec ganó el tricampeonato de la mano de los técnicos argentinos Gustavo Quinteros, actual seleccionador de Ecuador, que condujo las campañas de 2013 y 2014, prácticamente con la misma plantilla que le permitió hoy a su compatriota Omar De Felippe ser campeón en su primer año como técnico en Ecuador.

Si bien, Liga propuso el juego, Emelec esperó con orden y sacó provecho de la ansiedad del rival para tocar la pelota a los sectores donde menos peligro corría en cada acción.

Durante el partido

En la primera parte los ‘albos’ jugaron en campo contrario, pero la zaga de Emelec defendió con todo su arco.

Los dueños de casa tuvieron varias chances de abrir el marcador, pero el golero ‘millonario’ estuvo atento para ahogar el grito de gol de Liga.

Para la segunda etapa la tónica del cotejo no varió, ya que los locales siguieron asfixiando a su rival, pero al igual que en la primera parte no estuvieron finos para abrir el marcador.

Por su parte Emelec esperaba a su rival en su campo y mediante contragolpes que nacían de los pies de Miller Bolaños, los ‘eléctricos’ generaron varias jugadas de peligro en el arco de Liga de Quito.

Cuando el tiempo llegaba a su fin, los ‘albos’ empezaron a desesperar, debido a que el gol no caía.
Al final Emelec controló bien el juego y pudo quedarse por tercer año consecutivo con la corona de campeón.

Esta es la primera vez que un equipo nacional puede dar una vuelta olímpica en el estadio Casa Blanca.

Además, Emelec se tomó la revancha de las finales de 1998 y 2010, años en los que Liga de Quito se coronó campeón.