Compartir

La Superintendencia de Comunicación (Supercom) revisará los procesos iniciados por la entidad contra medios de comunicación y periodistas entre los años 2014 y 2017 y prevé la anulación de pago de multas por $ 1’540.074.

El Telégrafo

La entidad procederá con la revisión de oficio de 56 procesos a nivel nacional y en caso de detectarse alguna anomalía se eliminará la sanción pecuniaria. El superintendente de Comunicación (e), Édison Toro, explicó que se tomó la decisión luego de la consulta que se realizó a la Procuraduría del Estado, que resolvió que la entidad reconsidere los casos desde 2014.

El funcionario aclaró que estas revisiones son únicamente para los procesos que no han sido cerrados y que, por consiguiente, se han mantenido en disputa o los que habiendo sido juzgados sus multas continúan pendientes en la Supercom.

Toro enfatizó que los procesos que fueron judicializados y tienen resolución de un juez o están cerrados administrativamente por la cancelación de la multa impuesta, no podrán ser revisados. Por este motivo indicó que solicitará a la Asamblea que en la discusión de las reformas a la Ley Orgánica de Comunicación (LOC), que se encuentra en análisis en la Comisión de Derechos Colectivos para segundo debate, se incluya una transitoria de modo que se apruebe la reconsideración de 318 casos ejecutados en contra de medios de comunicación y periodistas, lo que motivó el pago de $ 884.213 por multas debido a supuestas faltas cometidas contra la Ley Orgánica de Comunicación.

El funcionario dijo que revisaron la manera en que se realizaba el monitoreo de los medios y comprobaron que no fue objetivo, ya que “sin filtros jurídicos se procedía a la sanción”.

El periodista deportivo Luis Baldeón, quien fue multado por la Supercom en 12 ocasiones y su medio radial obligado a pagar alrededor de $ 40.000 en multas, dijo que en su caso no se le permitió defenderse y que lo sancionaban por subjetividades, como el uso de alguna palabra que a la Supercom no le gustaba.

Por eso destacó la posibilidad de que las reformas a la LOC le permitan rever su caso en un ambiente neutral. “Nunca me recibieron, no existió el debido proceso”, manifestó. (I)

Fuente: El Telégrafo – nota original: LINK