Compartir

La mañana de este jueves 17 de diciembre, en el Estadio Casa Blanca de Ponceano, norte de la capital, Carlos Alulema, comandante del Distrito Metropolitano de Quito, junto a Julio Álvarez, gerente del estadio y Julio Puga, director de Operaciones de la Agencia Nacional de Tránsito, informaron sobre el operativo de seguridad para la final del Campeonato Nacional de Fútbol, que se llevará a cabo el domingo 20 de diciembre, en este campo deportivo.

En rueda de prensa, Alulema señaló que un contingente de 2.190 uniformados resguardará la Seguridad Ciudadana durante el encuentro deportivo. Este numérico, señaló, incluye personal de la Unidad de Equitación y Remonta (UER), Unidad de Mantenimiento del Orden (UMO), Dirección Nacional Antinarcóticos, Policía Judicial, Centro Regional de Adiestramiento Canino (CRAC), con la finalidad de prestar todos los servicios posibles para que se viva la fiesta del fútbol en paz.
La operación policial se ejecutará desde las 07h00 del domingo 20 de diciembre. A esto se suma el resguardo policial que tendrán los buses de la hinchada de Emelec, que vendrán desde el sur de la capital, con el objetivo de que no se presenten disturbios con los hinchas de Liga Deportiva de Quito.

Alulema hizo un llamado a la ciudadanía, a que mantenga la fiesta del fútbol en paz. También, agregó, se evitará el ingreso de personas en estado etílico, en posesión de bengalas, hebillas, armas cortopunzantes o contundentes; drogas y demás elementos prohibidos. En este contexto, el Comandante indicó que la Intendencia de Policía hará una revisión previa de las instalaciones del estadio para evitar que se haya infiltrado objetos, previo al encuentro deportivo.
Como medida de seguridad, en los ingresos se ubicará detectores de metales y habrá un fuerte control de personal policial. Los hinchas de la barra azul tienen destinada solo la localidad general sur, por lo que Julio Álvarez hizo un llamado a la conciencia y que se evite la compra de otras localidades en reventas, pues no se permitirá el ingreso de un hincha de Emelec o de Liga de Quito en otra localidad, para proteger su integridad.