Compartir

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó el martes al destacado líder opositor Julio Borges de estar vinculado a lo que el gobierno dice fue un intento de asesinarlo con drones, al tiempo que pidió ayuda a Estados Unidos y Colombia para detener a los presuntos cómplices y responsables.

Efe

En una alocución transmitida en cadena de radio y televisión, Maduro difundió varios videos con el testimonio de dos supuestos cabecillas detenidos, uno de ellos identificado como el mayor de primera retirado Juan Carlos Monasterios.

El militar mencionó a los diputados opositores Borges y Juan Requesens como supuestos involucrados en el ataque al facilitar el ingreso a Colombia de los autores materiales para su entrenamiento en un poblado fronterizo controlado por paramilitares colombianos.

“En varias declaraciones está señalado Julio Borges, quien vive en una mansión en Bogotá amparado por el gobierno saliente de Colombia”, aseveró el Maduro.

“Todas las declaraciones apuntan a Julio Borges. Sabemos que él tiene la cobardía para participar de este tipo de evento, lo sé perfectamente… ahora está siendo referido de manera directa” por los autores materiales, agregó.

Drones cargados con explosivos estallaron el 4 agosto en la tarde mientras Maduro encabezaba una ceremonia por el 81er aniversario de la creación de la Guardia Nacional. Momentos después se interrumpió la transmisión televisiva en vivo.

Las autoridades señalan que el frustrado ataque tenía como objetivo eliminar a Maduro y a su esposa, así como a otras autoridades.

El dirigente, que salió ileso, estuvo acompañado el martes por sus ministros, jefes militares y agentes de la Guardia Nacional, algunos de ellos con signos de lesiones en sus rostros. Siete de ellos resultaron heridos.