Compartir

Luego de que se diera la triste noticia de la muerte del líder de Motörhead, Lemmy Kilmister, el baterista del grupo, Mikkey Dee, confirmó lo que los fanáticos ya sabían: el fin de la banda.

“Por supuesto que Motörhead llegó a su fin. Lemmy era Mötorhead”, aseguró Dee al medio sueco “Expressen”, horas después de que el músico falleciera tras una dura batalla contra el cáncer. “No haremos más tours ni cosas por el estilo. Tampoco habrá más álbumes. Pero la marca sobrevivirá y Lemmy vivirá en el corazón de todos”, agregó. Además, el baterista reveló que Kilmister estuvo lidiando con su enfermedad durante su última gira por Europa.