Compartir

Al menos 18 refugiados han muerto hoy, entre ellos seis niños, y otros dos están desaparecidos, después de que una barca se hundiera en el brazo de mar que separa las costas turcas de la isla griega de Lesbos, informa la prensa turca.

Dos naves de las patrullas costeras salieron al rescate al recibir noticias sobre una embarcación de madera que se hundía ante las costas de Bademli, una localidad a 70 kilómetros al norte de Esmirna, señala el diario Hürriyet.

Los equipos consiguieron salvar a 21 personas, además de recuperar 18 cadáveres, y prosigue la búsqueda de otras dos personas que estaban en la barca, según testimonios de los supervivientes.

En la búsqueda participan dos barcas y dos helicópteros turcos, y un equipo de buzos acudió al lugar para comprobar si hay personas atrapadas en la cámara interna del barco.

No se ha informado sobre la nacionalidad de los refugiados, aunque quienes intentan alcanzar las islas griegas desde las costas turcas son casi siempre sirios, iraquíes y afganos.

Turquía alberga a unos 2,2 millones de sirios, 45.000 afganos, 100.000 iraquíes y 14.000 iraníes en busca de asilo.

Desde enero, casi 800.000 personas han alcanzado Grecia por vía marítima de forma indocumentada, pero se estima que más de medio millar han muerto en el intento.