Compartir

La Justicia argentina dictó hoy penas de cárcel de un máximo de 9 años para 28 de los 29 acusados de un accidente de tren registrado en 2012 en Buenos Aires, en el que murieron 51 personas y hubo más de 700 heridos.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal concluyó que el servicio de la línea accidentada se prestaba con “graves deficiencias” por parte de la empresa concesionaria y que los funcionarios del área de Transporte no habían tomado ninguna medida al respecto.

Los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime (2003-2008) y Juan Pablo Schiavi (2008-2012) fueron condenados a seis años y ocho años de cárcel, respectivamente, por su responsabilidad en el accidente ocurrido el 22 de febrero de 2012.

Además, en el veredicto se pide investigar a Julio De Vido, que fue ministro de Planificación con los presidentes Néstor Kirchner (3003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015), por estar a cargo de la cartera que manejaba el área de Transporte hasta que ocurrió el accidente en la estación Once, donde un tren metropolitano chocó contra un andén en plena hora punta.

Claudio Cirigliano, directivo de la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), que tenía la concesión de la línea Sarmiento, a la que pertenecía el convoy siniestrado, recibió una pena de 9 años de prisión, la más dura de todas.

Además, casi diez directivos de TBA recibieron penas de entre cuatro y ocho años de prisión, mientras que Mario Cirigliano, hermano de Claudio, fue absuelto.

El tribunal también dispuso una pena de tres años y seis meses de cárcel para el maquinista Marcos Córdoba, que conducía el tren.

Los fundamentos de la sentencia se conocerán el próximo 30 de marzo.