Compartir

A 5 meses y 10 días de que la justicia ecuatoriana condenara a 8 personas por el delito de asociación ilícita en el juicio de corrupción de la constructora brasileña en el país, un tribunal conocerá hoy el recurso de apelación. En esta causa el excontralor Carlos Pólit no fue juzgado porque está prófugo. Los correístas han convocado a una manifestación de apoyo al exvicepresidente.

El Telégrafo

Para las 08:30 de este miércoles 23 de mayo está fijada la audiencia de apelación a la sentencia a seis años de cárcel que se le impuso al exvicepresidente de la República, por el delito de asociación ilícita en el caso de corrupción de Odebrecht, en Ecuador.

El 13 de diciembre, el tribunal penal de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), integrado por los jueces Édgar Flores (ponente), Silvia Sánchez y Richard Villagómez, emitió la sentencia contra ocho procesados: Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera, Carlos Verduga, Édgar Arias, Ramiro Carrillo, José Terán, Gustavo Massuh y Kepler Verduga.

A los cinco primeros, la pena impuesta fue de seis años, mientras que para los tres restantes 14 meses de prisión. Además, Diego Cabrera fue absuelto y cuatro involucrados no fueron juzgados por estar prófugos, entre ellos Carlos Pólit, excontralor del Estado. El caso tuvo como principal elemento la delación del exhombre fuerte de Odebrecht en Ecuador, José Santos.

Él, durante su testimonio, dijo que había pagado coímas al tío del exsegundo mandatario, Ricardo Rivera. Y aseguró que el dinero iba para Glas. Por ello el exvicepresidente fue señalado por la Fiscalía como el cabecilla de una red de corrupción que se benefició de la obra pública.

Los jueces de primera instancia acogieron los argumentos y dieron la máxima condena a los detenidos, incluido Rivera. En la trama también participó el excontralor Pólit, pero no fue juzgado debido a que huyó del país. Desde allí se han ido acumulando más casos de corrupción. El martes 22 de mayo, el ministro de Hidrocarburos, que absorbió al de Electricidad, destacó las irregularidades en los proyectos que manejó Glas desde la Vicepresidencia.

Sin embargo, la defensa del exsegundo mandatario anticipó que en la audiencia de esta mañana que se cumplirá en la CNJ, en Quito, demostrará que Glas fue sentenciado sin ley, con un Código Penal derogado, sin pruebas y fue víctima de violaciones permanentes a sus derechos fundamentales.