Compartir

La auditoría de una comisión creada para revisar el proceso que finalizó con la negativa del Consejo Nacional Electoral (CNE), en el 2014 sobre la convocatoria a consulta popular, para preguntar sobre la terminación de la explotación petrolera en el Yasuní, concluyó que fueron invalidadas de manera irregular las firmas presentadas.

El Telégrafo

Carolina Valladares, del grupo Yasunidos, indicó que el informe señala que se dio un supuesto fraude en el CNE para anular las firmas que recogieron durante varios meses. “Los resultados arrojan que 670.670 firmas fueron válidas, de las 584.000 necesarias para convocar una consulta popular”.

Indicó que la comisión compuesta por Claudia Stornini, delegada de universidades; Simón Espinosa, de la Comisión Nacional Anticorrupción (CNA); y Diego Zambrano, del Consejo Nacional Electoral, presentó los resultados de su informe al pleno del CNE.

Pedro Bermeo, vocero de Yasunidos, aseguró que el informe detalla que se eliminaron formularios y registros de forma ilegal e inconstitucional con “pretextos absurdos” como el tamaño del papel, el peso, tamaño de la impresión, color del bolígrafo. Según el informe, son legítimas 310.909 firmas anuladas por el CNE en 2014, que sumadas a las 359.761 consideradas válidas por el recuento del CNE sumarían un total de 670.670 firmas, que superan el límite del 5% del padrón electoral necesario para generar el llamado a una consulta popular.

Con este Informe esperan que el CNE repare el daño causado y la violación del derecho de participación a las más de 700.000 personas que participaron en la recolección de firmas del colectivo Yasunidos y resuelvan dar paso a la consulta popular con la pregunta original que propusieron.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK