Veinte de los 102 cantones que decidieron pasar al semáforo amarillo y verde tienen una alta tasa de prevalencia acumulada de contagio, por encima de los 200 casos de covid-19 por cada 100 mil habitantes. Samborondón, Daule y Guayaquil encabezan este listado.

coronavirus-guayaquil
La nueva estrategia municipal incluirá un marcaje de las viviendas, con un color de semaforización rojo, amarillo o verde, según el estado del paciente. Crédito: EFE.

Veinte de los 102 cantones que decidieron pasar al semáforo amarillo y verde (hasta el 7 de junio), para poder trabajar, tienen una alta tasa de prevalencia acumulada de contagio, por encima de los 200 casos de covid-19 por cada 100 mil habitantes. Samborondón, Daule y Guayaquil encabezan este listado.

En estas localidades, la tasa promedio de pruebas aplicadas está bajo las 1 400 por 100 000 pobladores. Menos Santa Cruz (Galápagos), en donde se reportaron 3 443, hasta el viernes 29 de mayo.

Estos cantones pertenecientes a Guayas fueron los más afectados desde el inicio de la pandemia. Solo en esta provincia está el 44,9% de los diagnósticos positivos: 14 128 de los 31 458 contagios confirmados por medio de pruebas PCR (único test de diagnóstico), según las cifras de ayer, 2 de junio.

Desde el 18 de mayo, Samborondón cambió al semáforo amarillo, con menos restricción de la movilidad. Su tasa es de 654 positivos en 100 000 habitantes y 1 327 muestras tomadas.

Daule, en cambio, decidió pasar al verde. Lo hizo desde ayer, 2 de junio, confirmó su alcalde Wilson Cañizares. Su tasa de contagio fue de 389 confirmados en 100 000 pobladores, pero el Burgomaestre considera que están preparados para este paso.

“Hubo un aumento de la cobertura hospitalaria, para lo cual se habilitaron albergues y hospitales móviles”. Adicionalmente, se adquirieron 50 000 mascarillas y se han aplicado más de 3 000 test rápidos.

“Así se pudo determinar que el 60% de la población ya estuvo contagiado”, dice. Guayaquil, la ciudad más golpeada por el coronavirus, pasó el 20 de mayo a amarillo. Pese a que hasta ayer la tasa de contagio fue de 359 personas con covid-19 en 100 000 habitantes; frente a las 1 067 muestras tomadas por la misma cantidad de pobladores.

Para la epidemióloga Andrea Gómez, los datos son significativos pero es necesario tomar en cuenta su positividad. Quiere decir, el número de test con un resultado confirmado.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que se testee mínimo al 10% de la población, pero con pruebas de diagnóstico PCR, para detectar tempranamente los casos activos que pueden contagiar.

En Ecuador aún se mantiene el represamiento de resultados para confirmar o no la presencia del virus SARS-CoV-2, causante de covid-19. Hasta ayer, 2 de junio, se habían tomado 118 574 muestras, entre PCR y rápidas; de ellas 40 414 fueron confirmadas y 52 937, descartadas.

El número de pendientes alcanzó los 25 223. Es decir, el 21,3%. Solo se han aplicado 667 pruebas en cada 100 mil habitantes. Es cerca del 1% de la población; sin discriminar segunda o tercera muestra. En Quito, por ejemplo, son menos.

¿Qué pasará en la capital?

Desde hoy, 3 de junio, Quito cambia a semáforo amarillo. Hasta ayer, la tasa de contagio fue de 136 positivos en 100 000 pobladores. La decisión se tomó pese a que la ocupación hospitalaria es casi total, en el sistema público.

El Hospital Quito Sur, del Seguro Social, y que brinda atención exclusiva a pacientes con covid-19, estaba copado, principalmente, en cuidados intensivos. Lo mismo ocurría en el Andrade Marín.

Pero el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, aseguró que en Quito no se vive el pico de contagios sino “el pico de la demanda de camas”. Sin embargo, garantizó que están expandiendo su capacidad.

Fuente: El Comercio-Nota Original: LINK