Compartir

La temporada navideña está próxima. Uno de los regalos más cotizados son los juguetes infantiles. Por ello, es necesario realizar una verificación de seguridad, con el objetivo de comprobar si el producto es o no nocivo para el niño. El Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN) fue el encargado de realizar el control.

El Servicio Ecuatoriano de Normalización realizó una verificación de seguridad a 500 juguetes que se comercializan en el país con el objetivo de garantizar su calidad ya que, al ser uno de los regalos más cotizados para los niños, se debe asegurar que no sean nocivos para la salud. Según datos del INEN, el 99% de los juguetes -que fueron sometidos a un análisis- están libres de cadmio y de plomo.

Tanto juguetes nacionales, como aquellos que vienen de otros países, fueron analizados para garantizar que cumplan normas de seguridad. El INEN compró juguetes en diferentes ciudades y fueron sometidos a pruebas mecánicas, químicas y físicas. Un grupo de especialistas fueron quienes determinaban si los mismos eran aptos o no para los niños.

Estos estudios se los llevó a cabo a finales de noviembre en las ciudades de Quito, Guayaquil, Cuenca, Ambato y Lago Agrio. El INEN aseguró que cada seis meses se harán estos controles a los juguetes nacionales, como a los importados, para verificar que cumplan con los estándares que así lo requieren.

A pesar de que los juguetes cumplen con todas las normas de calidad, muchos de ellos no pasaron las normas de rotulado, un 44% de los juguetes no cumple con las advertencias. Según el INEN, esto es un tema que preocupa, pues es fundamental que tengan estas normas ya que permite a los padres de familia definir el juguete adecuado para el niño.

Con estos estudios, se espera que los productos que lleguen a los más pequeños estén en condiciones óptimas para su uso.