Leonardo Berrezueta, ministro de Trabajo, se refirió hoy a la Ley para la Promoción del Trabajo Juvenil, Protección del Empleo y Seguro de Desempleo, cuyo segundo debate se realizará mañana en la Asamblea.

El funcionario de Estado señaló que la normativa no precariza el trabajo, sino que “da oxígeno al sector trabajador”. Berrezueta negó que la norma vaya a propender a la tercerización, así como el trabajo por horas o afectar a la afiliación al IESS. “No se reduce un solo centavo al salario básico unificado (SBU)”, agregó.

El ministro calificó como “dirigentes-candidatos” a ciertos grupos de oposición que tratan de desinformar a la ciudadanía señalando que la norma afectará a los derechos de los trabajadores. “Griten lo que quieran, pero también propongan”, indicó, a la vez que recordó que ciertos sectores sindicales no han realizado planteamientos a la norma.

Sobre la propuesta de pasantías, Berrezueta indicó que “no existe ninguna relación laboral” entre el empleador y este grupo. Precisó que el Estado busca que el sector pueda participar masivamente, ya que un estudio revela que de 100.000 estudiantes, solo un 10% (10.000) accede a una pasantía. Manifestó que esperarán que se apruebe la ley, pero que el Ministerio del Trabajo, con base a sus atribuciones, puede fijar el número de pasantes por sector como una alternativa.

“Estaremos prestos a realizar el control en el tema de pasantías”. El ministro se mostró abierto a la posibilidad que plantea la Asamblea de que la edad tope sea 25 años, así como que los pasantes reciban un tercio de un salario básico unificado, pero que la seguridad social deberá ser sobre el 100%. Recordó que el patrono -en el caso de las pasantías- cancelará el 11,5% del aporte al IESS.

Pero que en el contrato juvenil será el Estado quien asumirá el pago del aporte patronal al seguro que lo hace el empresario hasta por dos salarios básicos unificados. Indicó que se realizaron las corridas financieras con el Ministerio de Finanzas y se calculó que este año se acogerían 65.000 jóvenes, aquello representarían $60 millones al año. “Por ventaja esto no es un pago de golpe será en función de las contrataciones que se estén dando”.

En cuanto la reducción horaria, Berrezueta recordó que las empresas con problemas económicos podrán acceder a la reducción horaria, previo a un acuerdo con los trabajadores. Además indicó que podrán hacerlo las empresas que presenten un caso fortuito o mayor (incendio, inundación).

Para determinar que una empresa tiene problemas económicos se realizará cruce de información con el Servicio de Rentas Internas (SRI), las superintendencias de Bancos, Compañías, entre otras instituciones. “El pago a la seguridad social para los empleados deberá ser sobre las 8 horas, no deberán haber despidos en las empresas; si hay se aplicarán multas”, dijo el ministro.

Enfatizó que también se pedirá que los administradores de estas empresas reduzcan un 25% de su salario. Sobre la licencia por maternidad agregó que la medida de los 9 meses es opcional tanto para el padre como la madre. Sobre el seguro social manifestó que estas personas no dejarán en este tiempo de percibir sus beneficios ante el IESS.”Las prestaciones no se cortarán durante este tiempo”.