Compartir

Cerca de 68 mil personas esperaron horas para ver al célebre cantante hawaiano Bruno Mars en su segundo arribo a Santiago de Chile.

Instagram Oficial

Con 25 minutos de retraso, el artista inició un show espectacular que se extendió por casi una hora y media entonando los éxitos de su último disco 24K Magic (2016) y otros hits.
El intérprete arrancó el concierto con la canción “Finesse” y continuó con uno de sus temas más recientes y que lleva el mismo nombre que su álbum.
Así, demostrando su gran calidad vocal y sus excelentes aptitudes en el baile, acompañado de la banda Hooligans, el treintañero hizo bailar a los asistentes con ritmos del pop y funk que caracterizan su trabajo.