Compartir

Fausto Salinas, jefe de Policía del Distrito Eugenio Espejo, en entrevista en Notimundo a la Carta, confirmó que desde el pasado 14 de diciembre se lleva adelante un operativo especial en Quito por las festividades de Navidad y Fin de Año.

<iframe width=”100%” height=”450″ scrolling=”no” frameborder=”no” src=”https://w.soundcloud.com/player/?url=https%3A//api.soundcloud.com/tracks/238178029&amp;auto_play=false&amp;hide_related=false&amp;show_comments=true&amp;show_user=true&amp;show_reposts=false&amp;visual=true”></iframe>

 

Fausto Salinas, jefe de Policía del Distrito Eugenio Espejo, en entrevista en Notimundo a la Carta, confirmó que desde el pasado 14 de diciembre se lleva adelante un operativo especial en Quito por las festividades de Navidad y Fin de Año. Este busca dar seguridad permanente a la ciudadanía en sitios de mayor congregación como centros comerciales, agencias bancarias, paradas de buses, terminales y en el aeropuerto. “El mes de diciembre es conflictivo para la seguridad ciudadana porque las transacciones económicas se multiplican, por ello, 4.988 uniformados se encargarán de brindar seguridad en la capital y, de ellos, 700 ya están en las inmediaciones de los centros comerciales y agencias bancarias”, dijo.
Salinas informó, además, que los servicios que ofrecerá la Policía Nacional son: los botones de seguridad, con más de un millón de activaciones, y pueden ser solicitados en los UPC más cercanos; el programa “Retorno Seguro”, en el cual los viajeros que lleguen del extranjero pueden pedir resguardo policial hasta arribar a su destino en la ciudad; el resguardo al momento de sacar valores significativos en las agencias bancarias y el “encargo de domicilio” para los ciudadanos que saldrán de casa. “Los ciudadanos podrán registrar sus direcciones para que policías patrullen su zona. Habrá personal de la Policía Judicial vestido de civil en centros comerciales y otros lugares para prevenir los delitos”, comentó.

Asimismo, indicó que Quito está entre las capitales más seguras del mundo, con una tasa de 4.7 muertes y que el país cerrará con una cifra aproximada de 6.2 muertes violentas por cada cien mil habitantes. “En las terminales se reforzará el resguardo policial para que los viajeros se sientan tranquilos”, añadió.