Compartir

A fines de octubre de 2016, y solo días antes de su presentación programada en el Movistar Arena, Mariah Carey canceló sus conciertos en Chile y Argentina, acusando problemas con la productora a cargo, Fénix Entertainment Group.

Instagram Oficial

A más de un año del suceso, y según informa The Hollywood Reporter, Fénix demandó a la intérprete ante un tribunal federal de California por “incumplimiento de contrato y difamación”.
El escrito, es una “contrademanda” en respuesta a un juicio que Carey, a través de su productora Mirage Entertainment, inició contra la productora Trasandina en la corte de Los Ángeles, Estados Unidos.