Compartir

La noche del martes último, Doris R., de 41 años, fue detenida al norte de Quito por ser supuestamente la propietaria del número celular del cual la fiscal Diana Salazar, el 21 de octubre pasado, recibió varios mensajes de Whatsapp que contenían frases, imágenes y un video con amenazas de muerte si no dejaba el cargo en el Ministerio Público.

Shutterstock

La orden de detención con fines investigativos fue emitida por la jueza Ana Guerrón, el 24 de octubre pasado, bajo el presunto delito de intimidación, odio y violación a la intimidad.

Del número que tendría como supuesta abonada a la hora detenida se habrían enviado dos imágenes haciendo alusión a la muerte, incluida la foto de Salazar, y un video de cerca de dos minutos de duración en el cual una persona enmascarada intervenía a nombre del autodenominado “Frente de Liberación Popular”.

Además, junto a estos mensajes llegaron por esa misma vía textos escritos con insultos en los que decían que la Fiscal “se había metido con quien no debía”.

La sospechosa se mantiene al momento en la Unidad de Flagrancia, ubicada al norte de Quito. Allí está planificado que se le realice la audiencia de formulación de cargos del caso a las 14:30 de este miércoles.

Fuente: El Universo