Compartir

Aunque el presidente Lenín Moreno lo había anticipado días atrás, la tarde del 12 de junio del 2018 oficializó el nombramiento de José Samuel Valencia Amores como el nuevo Canciller de la República. Mediante el Decreto Ejecutivo 430, el Primer Mandatario aceptó la renuncia de María Fernanda Espinosa y dio luz verde para que Valencia pase al frente del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Flickr: Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana

El funcionario visitó el martes su nuevo despacho y revisó la información para ponerse al día de todos los procesos pendientes. Valencia asumió el cargo luego de permanecer seis meses como representante permanente del Ecuador ante la OEA, en Estados Unidos.

Diplomático de carrera, Valencia está vinculado al servicio exterior desde hace 36 años. Es doctor en Jurisprudencia de la PUCE y realizó estudios de cuarto nivel en Harvard y Columbia University en Ciencias Políticas y en Administración Pública. Un día antes de su nombramiento, Valencia acompañó al presidente Moreno a un almuerzo con empleadas domésticas, en el norte de Quito.

Ese contacto fue, a criterio de Juan Sebastián Roldán, secretario de la Presidencia, un reflejo de la labor que deberá desempeñar en Cancillería. En ese evento, Moreno dio algunas pistas sobre un posible cambio en el manejo de la política internacional, que vendría de la mano del nuevo Canciller.

“Sin duda alguna representará algunos giros, no faltaba más… Estaremos atentos a hacer los reclamos correspondientes y cuando haya que endurecer las posiciones las endureceremos”. Tras el nombramiento, Roldán dijo ayer que el Gobierno tiene una posición clara sobre su política exterior.

Y adelantó que el Canciller deberá dialogar con todos los países que sea necesario para mejorar las condiciones de vida de todos los ecuatorianos. El 12 de junio Moreno también “saludó la designación” de Espinosa como Presidenta de la Asamblea General de la ONU, para el período 2018-2019. En el Decreto Ejecutivo 431 se nombra a Espinosa como Embajadora en Misión Diplomática de Gestiones Especiales, con rango de Embajadora jefa de Misión del Servicio Exterior.

En la rendición de cuentas de su último año de gestión, realizada el lunes, Espinosa expuso algunos temas que deberán incluirse en la agenda de su sucesor. Subrayó que la prioridad son los temas de la frontera norte, la relación con Colombia, los 20 años de la paz con el Perú y la agenda de viajes al exterior del presidente Moreno.

Otro asunto que deberá abordar Valencia es la participación de Ecuador en la próxima Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Además, el nuevo Canciller deberá definir cuál será la posición del Estado ecuatoriano frente a la crisis en Venezuela y Nicaragua.

Así lo sostiene Mauricio Gándara, exembajador del país en Gran Bretaña. A su criterio, el Ecuador corre el riesgo de aislarse de los principales países de la región y Europa, que han expresado su preocupación por el desgaste democrático en Venezuela.