Diego Martínez, ministro Coordinador de la Política Económica, en entrevista para Notimundo a la Carta con Hernán Higuera y Verónica Jarrín, habló acerca del impulso económico pronosticado para 2017, el dinero electrónico, el encaje bancario y la situación del presupuesto estatal tras los recientes casos de corrupción.

Diego Martínez, ministro Coordinador de la Política Económica, en entrevista para Notimundo a la Carta con Hernán Higuera y Verónica Jarrín, habló acerca del impulso económico pronosticado para el 2017, el dinero electrónico, encaje bancario y la situación del presupuesto estatal tras los recientes casos de corrupción.

A pesar de que 2016 fue un año complicado en temas económicos en parte porque el precio del petróleo no tuvo un gran incremento y las exportaciones ecuatorianas se redujeron en un 38%, Martínez indica que “nunca antes hubo tanta liquidez en la economía ecuatoriana como en este diciembre”, ya que los depósitos al cierre de este año son de 28 000 millones de dólares en la banca privada. Además, el tercer trimestre del presente año ya arrojó cifras de crecimiento económico, las cuales se reflejan en la tasa del Producto Interno Bruto,dijo. “La economía dejó de estar en un constante decrecimiento”. Así también, la previsión para el próximo año es que “Ecuador presentará una tasa de crecimiento de 1,4%”.

Estos tres factores, de acuerdo con Martínez, dan cuenta de que “volveremos a crecer al ritmo que veníamos creciendo antes de estos dos años muy difíciles, por encima del promedio de la región”.

Con esto, el Ministro asegura que habrá una mayor liquidez, mayor disponibilidad al crédito, deudas pagadas y una mejora continua de la tasa de desempleo. Indicó también que la reserva monetaria internacional se incrementará. “Al cierre de este año queda (la reserva) en aproximadamente en 4 000 millones de dólares frente a los 500 del año anterior, lo cual da una plena garantía de que hubo una administración que justamente buscaba cuidar el mantenimiento de la dolarización y evitar mayores impactos”.

En cuanto al precio del barril de petróleo, Martínez señala que “se prevé un precio del crudo alrededor de unos 42 dólares por barril”.

Con respecto al tema del dinero electrónico, el funcionario asegura que la Superintendencia de Bancos ha empezado un proceso de investigación contra ciertos actores del sector privado de la Asociación de Bancos por temas de denigración, a lo que aclara que nadie puede obligar a los bancos a abrir cuentas de dinero electrónico.

Aclara que el dinero electrónico es un instrumento de pago con el que el ciudadano tiene la libertad de escoger si lo maneja en el esquema actual con cuentas abiertas del Banco Central o un sistema de débito automático en las entidades financieras que deseen brindar ese servicio. “Siempre hay un respaldo porque es el dinero que uno tiene”.

Agrega a su vez que en el tema del encaje bancario, “si uno revisa el balance del Banco Central, ve que durante las últimas casi tres semanas del mes de diciembre no ha habido nuevas operaciones con el Ministerio de Finanzas, que el encaje sigue estando ahí”.

Martínez asevera que el Gobierno actual no dejará un endeudamiento al país. “El coeficiente de deuda consolidada  es de un 27,9% al mes de noviembre, lejos del límite legal del 40%”, a lo que alega, es completamente manejable a la capacidad de pago.

Ante las dudas y preocupación alrededor de cómo queda la situación del presupuesto estatal tras los recientes casos de corrupción, el economista explica que “el acto de corrupción no se refleja en el lecho presupuestario, el presupuesto no cambia, (…), muchas veces el dinero de los actos de corrupción no entra a las arcas del Estado, porque son pactos o entre privados o a través de un contratista hacia otros actores, pueden ser de gobiernos anteriores o del gobierno actual”.

Sobre la “Ley Contra la Especulación del Suelo”, aseguró que “ni un solo dólar de esa Ley va a llegar al Gobierno Nacional”.

Entre las fuentes de financiamiento para el próximo año están las centrales hidroeléctricas que permitirán la exportación, el crecimiento del PIB y mantener costos bajos de electricidad, y generará un ahorro de entre 1000 a 1200 millones de dólares anuales.

Con respecto al aparataje estatal, expone que “sectores de seguridad, salud, educación y justicia, el Gobierno considera que son sectores en donde no debe haber reducción, habrá otras áreas en las que se pueda optimizar”.