El saliente ministro de Energía y Recursos Naturales, Carlos Pérez, manifestó que Ecuador aspira incrementar su producción petrolera actual, para alcanzar los cerca de 600,000 el próximo año, cuando se haga efectiva su salida de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

"Debemos de reconocer que donde hay recursos naturales va a haber explotación", acotó Pérez.

En declaraciones a los medios en el seno del XIV Encuentro anual de minería, energía y petróleo, celebrado en un hotel de Quito, el saliente ministro de Energía y Recursos Naturales, Carlos Pérez habló sobre la producción de crudo aseguró que “para el año 2020 me parece que (será) de alrededor de 580,000 a 590,000 barriles“, aunque reconoció que esas predicciones podrían verse afectadas por unos proyectos en los que se registran atrasos.

En promedio, señaló el titular energético, el país producirá este año más de medio millón de barriles, entre 543,000 y 550 000, una cifra por encima del límite de los 528,000 establecidos para el país por la Organización de Países Exportadores.

“Ecuador respeta esos acuerdos y por eso tuvimos que tomar la alternativa de salir de la OPEP“, aseveró. El economista César Robalino, exministro de Finanzas y Recursos Energéticos, advirtió en el encuentro que “ya no es posible salir de la crisis” mediante fórmulas aplicadas anteriormente, y a la luz de la inversión pública que requiere el país y la negativa a varias medidas económicas por parte de grupos sociales, abogó por encontrar fórmulas alternativas.

“Es posible subir la producción petrolera, hay que liberar el petróleo”, defendió el especialista y señaló al yacimiento en el Yasuní, Parque Nacional situado en la cuenca amazónica y de alto valor biológico.

En paralelo, llamó al Gobierno a reestructurar la deuda petrolera con China, y a hacerlo “de Gobierno a Gobierno” sin la intermediación de las empresas, además de propugnar la emisión de bonos a largo plazo como revulsivo para buscar liquidez.

La meta, según refirió el exministro de Energía, es comenzar a perforar y producir en el campo Ishpingo, en las plataformas A y B, que se encuentran fuera de la denominada “zona de amortiguamiento” del Yasuní, en el plazo de seis a ocho meses. “Lo que hay que ver es si logramos la aprobación para las ocho plataformas alrededor de la zona de amortiguamiento, donde por ley es permitido desarrollar”, añadió.

Por su parte, el ministro del Ambiente, Raúl Ledesma, defendió que “Ecuador es un país comprometido en promover la sostenibilidad ambiental como pilar fundamental de su desarrollo”.

Fuente: EFE – Aliado estratégico FmMundo