Petroecuador informó este domingo que continúa con el proceso de eliminación de pasivos ambientales de la Refinería Esmeraldas, la principal de Ecuador, para enviarlos a Europa, donde recibirán un procesamiento final.

© Cortesía Petroecuador

Personal técnico del Consorcio Suez-Ecuambiente continúa con los trabajos previos para la exportación de los residuos de la refinería, que consisten en 3000 toneladas de sosa cáustica gastada, dietanolamina gastada, aceite dieléctrico con PCB’S (Bifenilos policlorados) y transformadores eléctricos con PCB’s.

Estos permanecen almacenados en las bodegas del centro refinador y “serán enviados a Europa para su procesamiento final”, indicó en un comunicado.

Hasta el 29 de junio, personal técnico de la empresa contratista realizó el trasvase de al menos 2147,71 toneladas de sosa gastada y el etiquetado de 2126,90 toneladas del mismo residuo, lo que significa un avance físico del 82,51 % de esta actividad.

Así mismo, se realizó el proceso de trasvase de aproximadamente 77,3 toneladas de dietanolamina (DEA), lo cual representa un avance del 92.02 %.

El trasvase de estos productos se los realiza a ISO tanques normados, que sirven para almacenar de manera segura este tipo de productos ya que evitan fugas al medio ambiente, “con lo cual se logró mitigar cualquier foco de contaminación en Refinería Esmeraldas”, precisó.

Mientras continúan estas actividades, Petroecuador, con el apoyo del Ministerio del Ambiente y Agua (MAAE), gestiona los permisos transfronterizos para el transporte y exportación de este tipo de residuos industriales hacia Francia y Bélgica para su disposición final.

La exportación de estos residuos se retrasó por la propagación de la pandemia de coronavirus a nivel mundial, lo cual impidió obtener los permisos en los diferentes países de paso y se alteró el cronograma inicial.

El contrato con el Consorcio Suez-Ecuambiente comenzó el 19 de julio de 2019 y contempla la exportación de más de 3000 toneladas de residuos industriales, con una inversión de 7,5 millones de dólares.

El tratamiento que se realizará en Europa consiste en la incineración de la sosa a altas temperaturas, para asegurar la destrucción total de las sustancias y evitar que se formen compuestos secundarios nocivos para el ambiente.

La sosa o soda cáustica gastada es una sustancia líquida corrosiva que se produce en las operaciones de tratamiento de la gasolina y del gas licuado de petróleo (GLP).

En Ecuador no existe la tecnología para el manejo final de este tipo de residuos, por lo que se debe exportar este desecho hacia plantas especializadas en el extranjero para su disposición final.

Nota Original: El Universo – LINK