Compartir

El presidente de la República, Lenín Moreno, recibió a representantes de los migrantes venezolanos en el Palacio de Gobierno, quienes contaron sus experiencias acerca de cómo dejaron sus familias, sus estudios y su vida en Venezuela.

Twitter

El Presidente Moreno resaltó que Ecuador acoge a los venezolanos con cariño y afecto, pero recordó que el país también enfrenta problemas de orden económico. “Tenemos claro que ninguna persona puede ser discriminada por su condición migratoria. Hemos declarado el estado de emergencia, principalmente en las provincias de Carchi, Pichincha y El Oro, para prestar urgente atención a los hermanos venezolanos”, manifestó. Además,
detalló que las distintas Carteras de Estado y Gobiernos Autónomos Descentralizados han desplegado sus acciones para garantizar el respeto a los derechos humanos de los hermanos migrantes.

Por su parte, el grupo de migrantes solicitaron que el Estado les ayude a legalizarse para obtener una visa de trabajo, e insistieron en que no desean quitar el empleo a los ecuatorianos, sino laborar en conjunto para sacar al país adelante.

El Primer Mandatario recalcó que Venezuela es un país rico, por sus reservas de petróleo, y que actualmente enfrenta una crisis por temas administrativos. “Esperamos que los venezolanos puedan volver a ver a sus familias. Nuestro país ya ha recibido más de 250 mil venezolanos. Nadie deja su país por voluntad propia. Hay una frase de Terencio que vale la pena en estos momentos: Soy un hombre; nada de lo humano me es ajeno”, dijo.

Por su parte, la migrante venezolana María Fernanda Higuera enfatizó que en su país existe una crisis humanitaria y social, que les obligó a salir dejándolo todo. “Muchos de mis compatriotas, quienes están en Ecuador, no tienen documentos. Algunos solo la Tarjeta Andina, por lo que tramitar una visa de trabajo es muy complicado. No es fácil dejar atrás todo, queremos igualdad y oportunidades”, aseguró entre lágrimas.

Higuera también pidió disculpas a los ecuatorianos, a nombre de sus coterráneos, por los actos negativos que hubieren cometido algunos de sus compatriotas en el Ecuador.

Al finalizar el diálogo, el ministro del Interior, Mauro Toscanini, informó que “en línea con la humanidad que caracteriza al pueblo ecuatoriano y con nuestra política de cuidado a los más vulnerables” todos los servicios sociales que ofrece Ecuador a sus ciudadanos, se harán extensivos a quienes hoy migran de su país, tal como sucedió con millones de ecuatorianos que migraron a distintos países del mundo en el pasado.

Añadió que el Gobierno Nacional está preocupado por la gravísima situación humanitaria de miles de ciudadanos venezolanos que día a día entran a Ecuador, por lo que busca garantizar la seguridad de los ciudadanos venezolanos, como la seguridad dentro del territorio. Además, en línea con su lucha frontal contra los delitos como la trata y tráfico de personas: “Desde el próximo sábado, exigirá que todas las personas que entren a Ecuador, presenten obligatoriamente su pasaporte”.

Finalmente, señaló que se exhorta al Gobierno de Venezuela a que realice todos los esfuerzos políticos, y sobre todo sociales, con el fin de que sus ciudadanos no tengan que pasar por la difícil situación de abandonar su país y buscar un mejor destino, lejos de sus seres queridos.