La mañana de este martes, 29 de noviembre, los titulares de todas las noticias alrededor del mundo daban a conocer la lamentable tragedia aérea en la que 75 personas murieron. El avión que transportaba al equipo brasileño Chapecoense, que iba rumbo a Colombia a la final de la Copa Sudamericana a enfrentarse al Atlético Nacional, se estrelló la noche del lunes, cerca de Medellín.

72 pasajeros, entre ellos jugadores, miembros del cuerpo directivo, periodistas deportivos de distintos medios y 9 tripulantes, se encontraban a bordo al momento del suceso. De ellos seis han supervivido casi de milagro.

La Agencia de Aviación Civil de Brasil (ANAC), aseguró que el equipo brasileño solicitó un vuelo directo a la empresa boliviana Lamia. Su plan era partir desde Guarulhos (Sao Paulo) y arrivar a Medellín, pero el trayecto no fue autorizado debido a acuerdos internacionales vigentes que exigían que la compañía responsable fuera brasileña o colombiana.

“El pedido fue denegado con base en el Código Brasileño de Aeronáutica y en la convención de Chicago, que tratan sobre los acuerdos de servicios aéreos entre terceros países. El acuerdo con Bolivia, país originario de la compañía aérea Lamia, no prevé operaciones como la solicitada”, aseguró ANAC.

Dada esta situación, los pasajeros abordaron un vuelo comercial de BOA, otra aerolínea boliviana, que los llevó hasta Santa Cruz, ciudad en donde finalmente emprendieron su viaje en el avión de Lamia, en el que momentos después de declarar fallas eléctricas, se produciría el fatídico hecho.

Durante las últimas doce horas se han registrado fuertes tormentas eléctricas en el lugar, es por esto que las condiciones climáticas no son apropiadas para emprender un viaje de esa magnitud, incluso las Fuerzas Armadas de Colombia desistieron de acceder a la zona a la que los rescatistas y demás autoridades competentes sólo pudieron ingresar por vía terrestre.

Los supervivientes fueron trasladados inmediatamente a los hospitales cercanos, dos de ellos se encuentran estables: Ximena Suárez, auxiliar de vuelo y Erwin Tumiri, técnico del avión. El periodista Rafael Hensel se encuentra en terapia intensiva. Los jugadores: Jackson Ragnar, quien está siendo tratado, Alan Ruschel, que presenta varias complicaciones, y Helio Zampier, que se encuentra en estado crítico.

El equipo se encontraba en su mejor momento, pues era la sorpresa del fútbol local brasileño. Pasó de estar en el año 2009 en la ‘Serie D’, donde poco a poco ascendió hasta llegar a la ‘Serie A’ en el año 2014 para convertirse posteriormente en el finalista de la ‘Copa Sudamericana’ del presente año.

Las reacciones no se hicieron esperar. Uno de los primeros en pronunciarse al respecto fue Gianni Infantino, presidente de la FIFA quien manifestó su pesar “En este momento difícil, nuestro pensamiento es para las víctimas, sus familias y amigos. La FIFA desea dirigir sus más profundas condolencias a los aficionados de Chapecoense, a la comunidad de fútbol y a los medios de comunicación”.

https://twitter.com/fifamedia/status/803564373159579648

En el país, la Federación Ecuatoriana de Fútbol (FEF), expresó sus condolencias mediante un comunicado oficial y a través de su cuenta de Twitter, en donde también distintos clubes como Emelec, Barcelona, Independiente del Valle, River Ecuador, El Nacional, Aucas, postearon imágenes lamentando a tragedia.

La Conmebol suspendió oficialmente la final de la Copa Sudamericana mediante un comunicado en el que señaló: “Todas las actividades de la Confederación (Sudamericana de Fútbol) quedan suspendidas hasta nuevo aviso”.

El equipo colombiano ‘Atlético Nacional’ solicitó de manera oficial a la Conmebol mediante un comunicado, que se le otorgue el título de campeón de la Copa Sudamericana a los brasileños, en honor a los 19 jugadores que perdieron la vida.

“Luego de estar muy preocupados por la parte humana pensamos en el aspecto competitivo y queremos publicar este comunicado en donde Atlético Nacional invita a Conmebol a que el título de la Copa Sudamericana le sea entregado a la Associacao Chapecoense de Futebol como laurel honorífico a su gran pérdida y en homenaje póstumo a las víctimas del fatal accidente que enluta nuestro deporte. De nuestra parte, y para siempre, Chapecoense Campeón de la Copa Sudamericana 2016”.