La Sala Penal Especial de la Corte Suprema de Justicia de Perú ratificó este miércoles la nulidad del indulto otorgado al expresidente Alberto Fujimori, quien seguirá en prisión para cumplir una sentencia de 25 años de cárcel.

La Corte Suprema de Perú ratificó la nulidad de indulto a Alberto Fujimori - EFE

La defensa del exmandatario había presentado una apelación en contra de la nulidad del indulto humanitario otorgado por el expresidente Pedro Pablo Kuczynski el 24 de diciembre de 2017, por el cual había sido excarcelado hasta enero pasado.

Fujimori, de 80 años, fue condenado a 25 años de cárcel en 2009 por la matanzas cometidas por el grupo militar encubierto Colina y el secuestro de un empresario y un periodista en 1992.

Sin embargo, Kuczynski le otorgó un indulto, tras una aparente negociación política con Kenji Fujimori, hijo del exmandatario, que posteriormente fue anulado por irregularidades en su tramitación, como que no sufría de ninguna enfermedad grave o terminal.

El abogado de las víctimas de las matanzas del grupo Colina, Carlos Rivera, declaró a RPP Noticias que “la consecuencia jurídica concreta” de la resolución es que Alberto Fujimori “retoma su condición de condenado en lo que resta del cumplimiento de los años de su condena“.

Además, Rivera explicó que “se ha cerrado el control de convencionalidad que abrimos, en julio del año pasado“, al solicitar a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que se pronunciara sobre la legalidad del indulto recibido por Fujimori.

Dado que la Corte Interamericana dejó en manos de la Justicia peruana esa evaluación del indulto, Rivera opinó que se ratificó la invalidez jurídica del indulto y queda totalmente anulado.

Recordó que los principales sustentos para la anulación del indulto a Fujimori fueron las “graves irregularidades en la tramitación” y que “había disposiciones del derecho internacional” “que habían sido violentadas”.

Fujimori fue internado en el penal de Barbadillo el pasado 23 de enero, donde terminará de cumplir los aproximadamente 13 años que restan de su condena, después de haber estado internado más de 100 días en una clínica particular.

El día de su traslado a la cárcel, el exmandatario (1990-2000) tuvo tiempo para escribir una carta, de su puño y letra, donde afirmaba que el final de su vida está cerca, tal como compartió en su cuenta de Twitter.

Tengo casi 12 años preso y hoy me están llevando de nuevo a la cárcel. ¿No es eso suficiente?”, expresó Fujimori.

El vocero de la bancada fujimorista en el Congreso, Carlos Tubino, lamentó la decisión judicial porque, en su opinión, hay “mucho odio” al buscar que Fujimori retorne a la cárcel.

Lo que se está haciendo es algo que nos debe preocupar como sociedad, porque nos estamos deshumanizando, con una persona enferma, que quieren verlo muerto“, afirmó Tubino.

En octubre del año pasado, cuando la Justicia peruana declaró la nulidad del indulto de Fujimori, otro juzgado ordenó la prisión preventiva por 36 meses contra su hija mayor y excandidata presidencial Keiko Fujimori por presunto lavado de activos, a raíz del escándalo de corrupción de la empresa brasileña Odebrecht en el país.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo