Delegados del Instituto Interamericano por la Democracia (IID) pidieron al gobierno de Lenín Moreno que anule el proceso penal del caso Quinsaloma, por el que se condenó al político Galo Lara a diez años prisión.

Shutterstock

Armando Valladares y Marcel Feraud, miembros del Instituto, se reunieron este 24 de julio con la ministra de Justicia, Rossana Alvarado, a quien le habrían entregado un informe sobre el caso de Lara.

En él, concluyen que Lara es un perseguido político y que su “salud es frágil y está agravada por la desatención. Ha sido víctima de tratos inhumanos y crueles”.

Los delegados de esta organización presentaron su informe en un hotel de Quito, en compañía de los políticos Fernando Balda y Lucio Gutiérrez, principal directivo del partido político Sociedad Patriótica.

Gutiérrez pidió al gobierno de Lenín Moreno que dé la libertad a su coideario. “Deben darle la libertad a un inocente. Estamos convencidos de que el actual gobierno debe darle la libertad, debe anular el proceso y las triquiñuelas, los testigos falsos”, comentó Gutiérrez.

Feraud comentó que Lara está en la cárcel por la “persecución política de Rafael Correa”, e insistió a que se anule el proceso.

El IDD es una organización ubicada en Miami, cuyo objetivo es “trabajar en los valores de la libertad y promoción de los derechos humanos”, según su portal web.

Fuente: El Universo