Al menos 50 personas han muerto en los peores incendios forestales que han azotado Grecia en más de una década, y algunos residentes se vieron obligados a huir al mar para escapar de las llamas que avanzaban.

EFE

Los residentes contaron escenas horripilantes cuando las llamas envolvieron un pueblo costero, donde la única salida para algunos era correr hacia el agua.

Más de 150 personas han resultado heridas en los incendios, que se están quemando en tres frentes principales en la región de Attica, incluido uno que actualmente está fuera de control cerca del pueblo costero de Mati.
La zona es popular entre los turistas griegos, en particular los jubilados y los niños que van a los campamentos de vacaciones allí.El servicio de bomberos dijo que a muchos de los que trataban escapar no pudieron hacerlo por la “mayor intensidad del viento”, lo que ayudó a avivar las llamas a gran velocidad.

Las personas cuyos familiares han desaparecido todavía hacen llamadas al servicio de bomberos.