Compartir

La Fiscalía no pudo receptar la versión libre y voluntaria del expresidente Rafael Correa, dentro del proceso que investiga la muerte del periodista Fausto Valdiviezo.

Twitter/ Audiencia del caso Fausto Valdiviezo

La diligencia por videoconferencia estaba prevista que se realice en la oficina del fiscal César Peña, a cargo de la investigación, ubicada en el Ministerio Público de La Merced, centro de Guayaquil.

La ausencia de los abogados del exmandatario y falta de conectividad impidió la realización de la diligencia, informó la Fiscalía. Correa, quien gobernó Ecuador entre 2007 y 2017, vive en Bélgica (de donde es oriunda su esposa) desde 2017 tras entregar el poder en mayo de ese año a Lenín Moreno, quien ganó en las urnas en las elecciones de abril.

El 11 de abril de 2013, Valdiviezo fue asesinado cuando salía de la vivienda de su madre, ubicada en la ciudadela La Atarazana.

El hecho conmocionó a la sociedad ecuatoriana y a Correa, que expresó su compromiso para que el crimen no quede impune. Valdiviezo, de 53 años, trabajó en cadenas de televisión como reportero y presentador de noticias. En mayo de 2013, el exministro del Interior, José Serrano, informó que había dos personas prófugas relacionadas con el asesinato del periodista y que se las incluyó en un programa de recompensas para su captura.

Dentro de las investigaciones se detuvieron a 10 personas, tres de ellas extranjeras. Ese año, el fiscal Paúl Ponce dijo que se iniciaron dos procesos, uno por el crimen del periodista Valdiviezo y otro por narcotráfico.

Por la declaración del exgerente de TC Televisión, Carlos Coello, el fiscal Peña llamó a rendir su versión a Correa, a los exministros del Interior y Justicia, José Serrano y Ledy Zúñiga, respectivamente; así como a los ejecutivos de la estación. Julio César Cueva, abogado de la familia de Fausto Valdiviezo, manifestó que Carlos Coello, en su versión, indicó que conversó con el presidente Rafael Correa por un evento en Carondelet y el mandatario le mencionó que no entendía por qué la familia apuntaba a él (hacia Coello).

Así es como surge el nombre del presidente. El 6 de enero, Fausto, hijo del comunicador, denunció amenazas. De allí que la Policía y la Fiscalía activaron alertas de seguridad.

Fuente: El Telégrafo- Nota original: LINK