Compartir

La comunicación con el cabecilla del Frente Oliver Sinisterra no solo fue por chat, sino también telefónica. Se negociaba un cese el fuego antes de que recrudecieran los ataques.

El Telégrafo

“Kathy cierre la puerta”. Esta frase da inicio al diálogo telefónico que mantuvo un coronel de la Policía de San Lorenzo con Walter Arízala, alias “Guacho”, cabecilla del Frente Oliver Sinisterra y responsable de nueve asesinatos, atentados y secuestros en el norte de Esmeraldas. La llamada ocurrió el domingo 25 de febrero a las 14:49.

El teléfono que usaba “Guacho” estaba intervenido por la Policía desde noviembre de 2017, cuando atentó contra una patrulla policial en el caserío El Pan. Ya para ese entonces rondaba por Otavalo en busca de armas y rutas para sacar su droga. Desde ese momento, todas las llamadas que hacía “Guacho” de ese número eran grabadas e informadas a las autoridades que rastreaban sus pasos. Su voz ha sido cotejada con videos para confirmar que era él quien hablaba.

El diálogo con el coronel dura más de cuatro minutos y, en resumen, ellos hablan de llegar a un acuerdo para apaciguar los ataques de la narcoguerrilla en Esmeraldas. Antes de esa fecha, el 27 de enero, “Guacho” hizo estallar un coche bomba en el destacamento policial de San Lorenzo. Fue el primer ataque de esta magnitud que se registraba en Ecuador.

El cabecilla del frente buscó contactos con los policías de San Lorenzo, a quienes ofrecía una negociación. Lo hizo desde enero con un mayor, a quien envió mensajes de WhatsApp, luego conversó telefónicamente con él y por último con el coronel.

En el diálogo “Guacho” da 48 horas de cese el fuego hasta ver qué gestiones realizaba el coronel con los generales. Advertía que de lo contrario llegaría la violencia a Ecuador.