Compartir

Una estridente y divisiva cumbre de la OTAN terminó el jueves con los 29 estados miembro afirmando que sigue habiendo un compromiso común con la alianza militar luego de que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, dijese que todos prometieron aumentar su gasto en defensa.

Efe

Preguntado por reporteros sobre si había amenazado con abandonar el organismo si no se veía un importante aumento del gasto en este sector, Trump señaló que “eso es innecesario” ante todos los compromisos con el aumento de estas partidas que vio sobre la mesa. Trump calificó la reunión de “fantástica” en una conferencia de prensa antes de viajar a Gran Bretaña.

El mandatario no explicó de inmediato en qué consistían esos compromisos.

El presidente francés Emmanuel Macron rechazó la afirmación de Trump de que los aliados en la OTAN acordaron aumentar el gasto de defensa por encima del 2% del PIB.

“Hay un comunicado publicado ayer”, dijo Macron. Es muy detallado. Confirma la meta del 2% para 2024”.

Macron rechazó además los informes de que Trump amenazó con retirar a Estados Unidos de la OTAN por razones de financiación.

“El presidente Trump en ningún momento, en público o en privado, amenazó con retirarse de la OTAN”, dijo el mandatario francés a la prensa.

Por su parte, la canciller de Alemania, Angela Merkel, dijo en Bruselas que “hubo un claro compromiso con la OTAN por parte de todos” durante una reunión de emergencia del grupo.

La dirigente explicó que Trump volvió a plantear la cuestión del reparto de la carga de defensa entre todos los aliados, “como se ha estado discutiendo durante meses” y que “dejamos claro que estamos en el camino”.

Trump ha señalado varias veces a Alemania por no invertir un porcentaje suficiente de su PIB en defensa.

Merkel destacó además que Alemania es el segundo país que más soldados aporta al contingente de la OTAN.

Las tensiones se elevaron en la última jornada de la cumbre de dos días cuando los aliados participaron en una cumbre de emergencia por las demandas del dirigente estadounidense para que todos los socios de la mayor alianza de seguridad del mundo inviertan el 2% de su Producto Interno Bruto en defensa.