Compartir

La guerrilla FARC ha entregado hasta ahora más de 2.200 armas a la misión de la ONU en Colombia, en cumplimiento del histórico acuerdo firmado en noviembre para superar medio siglo de conflicto armado, informó este jueves un líder rebelde.

El Telégrafo

“En total quedaron depositadas ayer (miércoles) el 31% de las armas, que corresponde a 2.230 de ellas. Este es un hecho muy positivo”, dijo el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez, a Blu Radio.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron la víspera la entrega del 30% de su armamento a Naciones Unidas, que las depositó en contenedores situados en las zonas donde se concentran 7.000 combatientes de la guerrilla para desarmarse e iniciar la transformación a movimiento político legal. “Las FARC están cumpliendo con la palabra empeñada y esperamos que el Gobierno también cumpla”, agregó Márquez, quien exigió a la administración de Juan Manuel Santos que garantice la seguridad jurídica y física de los insurgentes.

El jefe máximo de las FARC, Rodrigo Londoño (“Timochenko”), dijo el miércoles en un discurso desde uno de los 26 puntos de concentración de los rebeldes que la entrega era “el comienzo efectivo de nuestro adiós a las armas” y a “la violencia”.

“Timochenko” explicó que otro 30% del armamento será entregado el próximo 14 de junio y el 40% restante el 20 de junio.

Según el acuerdo de paz firmado entre el gobierno de Santos y las FARC, principal y más antigua guerrilla del continente, la dejación de armas debía terminar a finales de mayo, pero la semana pasada las partes anunciaron una prórroga hasta el próximo 20 de junio por problemas logísticos.

La ONU, que supervisa el desarme, había estimado en marzo en alrededor de 7.000 armas el arsenal de las FARC, sin dar mayores detalles.

El organismo internacional no había confirmado el número de armas recibidas el miércoles, aunque sostuvo que no estaban incluidas las de los milicianos o colaboradores. Según lo pactado, con el armamento se realizarán tres monumentos: en Nueva York, en Cuba -sede de los diálogos- y en Colombia.

Colombia vive un conflicto armado que durante más de medio siglo ha enfrentado a guerrillas, paramilitares y agentes estatales, dejando al menos 260.000 muertos, 60.000 desaparecidos y 7,1 millones de desplazados.

Fuente: El Telégrafo