Compartir

El bloque oficialista va tras la cabeza del contralor, Pablo Celi. También el fiscal, Carlos Baca Mancheno, tendrá que declarar.

El Universo

El oficialismo es sensible a los códigos indumentarios. A la reinstalación de la Asamblea tras 15 días de vacancia, los fieles a la línea ideológica de Bruselas (Doris Soliz, Augusto Espinosa, Gabriela Rivadeneira…) llegaron vestidos de ostentoso ‘verdeagüita’. Los no tan fieles, con algún detalle más discreto de ese mismo color. Los primeros traían la noticia del día: “es decisión del bloque de Alianza PAIS llamar a juicio político al contralor subrogante”, Pablo Celi. Lo anunció Soledad Buendía en una tempranera entrevista con Teleamazonas, desde el salón del Pleno. Y explicó que el proceso de auditoría a la gestión de la deuda iniciado por Celi era inconstitucional. De Jorge Glas no dijo nada.

En torno a este anuncio giró todo el movimiento político de la Asamblea, en especial del bloque oficialista, en esta jornada que arrancó a la inusual hora de las seis de la mañana con un debate sin repercusiones en la política interna: la aprobación del protocolo de Nagoya, un convenio internacional sobre diversidad ecológica y contra la biopiratería.

Fuente: Expreso