Compartir

Un hombre que irrumpió en la casa de la ciudad de Nueva York de Taylor Swift y tomó una siesta, fue condenado a seis meses de cárcel.

Instagram Oficial

Roger Alvarado, de 22 años, de Homestead, Florida, fue sentenciado este martes después de ser declarado culpable de desacato criminal e intento de robo, según informa Page Six.

El medio afirma que Alvarado planea regresar a Florida después de su estadía en la cárcel, que está casi terminada, y cumplir cinco años de libertad condicional.

También debe completar un programa de salud mental.

Los oficiales encontraron a Alvarado dormido en la casa de la estrella del pop en Manhattan en abril de 2018 y dijeron, en ese entonces, que el hombre también había usado la ducha.

Swift no estaba en casa durante el robo.