Compartir

Desde un correo electrónico en el que no se puede identificar el nombre del remitente se pidió la eliminación de páginas y anexos del informe que elaboró el perito Roberto Meza sobre el asesinato del general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE) Jorge Gabela.

Shutterstock

El 2 de mayo de 2014, el especialista argentino recibió un e-mail desde la dirección electrónica “observacionesfinalesobservaciones@outlook.com”, en el que le planteaban eliminar las páginas 29 y 30, que contenían observaciones técnicas.

De la 32 y 35 se pidió que se quitara toda la página sobre el “relevamiento planimétrico de la Policía Nacional”; y, la conclusión y revisión del expediente fiscal. De la 78 y 79, “todas las recomendaciones”; de la 83, eliminar “el análisis del testimonio del testigo protegido”. De la 84 y 85, el informe radiográfico; y, finalmente, que “no deben existir anexos”.

Meza fue contratado por un Comité Interinstitucional (que integraba a cinco ministerios de Estado y fue creado en el 2012 por el expresidente Rafael Correa) para hacer un peritaje de los sucesos alrededor del asesinato de Gabela en el 2010, y si esto se debió a sus denuncias de irregularidades en la compra de siete helicópteros Dhruv para la FAE.

Meza desconoce quién es el autor del e-mail y teme que se lo haya creado “a propósito”, pues ni siquiera “está firmado por alguien”. Cuando lo respondió, sin comprender por qué, la comunicación se dio con Paola Carrera, secretaria del Comité y entonces funcionaria del Ministerio de Justicia, quien no “hacía nada sin la orden de alguien”, aclaró el investigador.

Ella le habría dicho: “¿Roberto, tienes alguna novedad (sobre el pedido de cambios)?”; y el investigador asegura que le respondió que no los iba a hacer porque ello “significaba mutilar” su investigación.

El perito firmó el 2 de septiembre de 2013 el “acta de entrega y recepción única” del contrato. Por lo que dice no entender por qué seis meses después le seguían pidiendo cambios y “mutilaciones”.