¿Tu rutina se caracteriza por ir de casa al trabajo y viceversa? Quizás quieras reconsiderarlo, ya que el tiempo libre es más importante de lo que imaginas.

tiempo libre
shutterstock

PERMITES QUE TU CREATIVIDAD FLUYA
Bonnie Tsui escribe para el New York Times que “El tiempo libre es necesario para cultivar, desde cultivos reales hasta figurativos, como libros y niños. Para hacer el trabajo, necesitamos descansar, leer, reconectarnos.

Es el trabajo invisible lo que hace posible la vida creativa”. En pocas palabras, si bien pasas diez horas en la oficina, el pasar quince no hará que mejores el camino, porque no te das la oportunidad de abrir tu perspectiva, y ver las cosas de otras maneras (al contrario, ¡puedes dar lugar a estancarte!).

EL MUNDO ES UN LUGAR LLENO DE POSIBILIDADES
Ahora bien, debes tomar en cuenta que no todo en tu vida son las entregas y los deadlines.

El mundo está lleno de arte, eventos, museos, talleres, ¡de todo! Y cada una de esas cosas sirve para que te hagas una persona más plena y satisfecha, además de que mejoras tu autoestima y reduces la posibilidad de que caigas en el famoso burnout laboral.

EL OCIO TAMBIÉN DEBE SER EDUCADO
Ahora bien, no se trata de llegar temprano del trabajo y dormir. El ocio bien encaminado también es algo que debe ser bien educado.

Sí, esa película a la que tantas ganas le traías, es mucho mejor que una siesta que va a durar hasta la siguiente mañana. Ese libro que está esperando impaciente a ser leído por ti, es mejor que ver el techo de tu recámara por horas.

Y TUS VACACIONES SON IGUAL DE IMPORTANTES
¿Te ha ocurrido que simplemente un día notaste que llevas dos años sin pedir vacaciones? No, esto tampoco es un signo de la buena trabajadora que eres ni de responsabilidad. Esto significa que no has puesto en la balanza tu descanso y el reconectarte con tus cimientos, a la par que tus pendientes y tus deadlines.

Y tampoco se trata de que planees un viaje imposible (la primera excusa que muchos se ponen en este punto); se trata de que puedes hacer lo tuyo, con paciencia y dedicación.

Fuente: El Glamour, nota original: LINK