Compartir

Una encuesta realizada a 371 empresas indica que el incremento para 2016 sería acorde al nivel inflacionario.

A las puertas de que termine el 2015, al Consejo Nacional de Salarios (Conades) le quedan menos de 20 días para definir el nuevo Salario Básico Unificado (SBU) que regirá en 2016.

Para hoy está convocada una nueva reunión sobre el tema, y todo indica que se volvería a cancelar por la ausencia de Édgar Sarango, representante de los trabajadores, quien permanece preso desde las manifestaciones del pasado 3 de diciembre. De momento ninguno de los miembros del consejo tripartito ha expuesto oficialmente su propuesta.

Del lado gubernamental, el pasado 1 de diciembre, en una entrevista radial, Leonardo Berrezueta, ministro de Trabajo, dijo que la institución estudiaba una elevación de entre $ 13 y $ 14. El dato no ha vuelto a ser mencionado por la autoridad en otros espacios.

Los empleadores, a través de su delegado, Luis Poveda, se mantienen en reserva sobre cuál será su planteamiento. El representante ha reiterado que no se pronunciarán públicamente hasta no conocer la postura de los trabajadores.

Lo que sí ha dejado claro es que el porcentaje debe guardar coherencia con el nivel de inflación que, según la proyección del Presupuesto General del Estado (PGE) 2016, sería de 3,3%.

Lo propio ocurre con el gremio laboral. Tampoco existe un pronunciamiento oficial sobre su postura. Lo último que se conoce es aquello expresado por Sarango el pasado 2 de diciembre a un medio televisivo, donde habló del 8%.

Ante la posible inasistencia del delegado de los trabajadores, el abogado Hernán Rivadeneira explicó que jurídicamente las agremiaciones sindicales pueden elegir a un nuevo representante o, a su vez, Sarango tiene la potestad de nombrar un reemplazo.

Rivadeneira aclara, además, que el Consejo tiene la facultad de tomar una decisión con la mayoría de sus miembros, es decir que bastaría con la presencia de dos integrantes, como se lo hizo, para fijar el incremento de 3,26% a 13 sectores productivos, cita a la que tampoco asistió el delegado de la parte laboral.

Los incrementos para los 8 sectores restantes serán definidos por el Ministerio de Trabajo.

Al margen de lo que se defina hoy, un informe de Deloitte sugiere que el comportamiento del mercado salarial en Ecuador ha tenido una evolución positiva. Según el reporte, entre 2009 y 2015, el SBU aumentó 62% ($ 136) en ese período.

La firma anota también que, en 2015, el incremento fue ‘conservador’ por parte del Gobierno, con el fin de proteger la economía nacional, impactada por la caída del precio del petróleo.