Compartir

José Conceição Santos reveló el miércoles, 27 de septiembre del 2017, al detalle cómo operó el esquema de corrupción de Odebrecht en Ecuador y cómo se pagaron millonarias coimas, especialmente a Ricardo Rivera y al vicepresidente Jorge Glas.

Fiscalía

José Conceição Santos reveló el miércoles, 27 de septiembre del 2017, al detalle cómo operó el esquema de corrupción de Odebrecht en Ecuador y cómo se pagaron millonarias coimas, especialmente a Ricardo Rivera y al vicepresidente Jorge Glas.

Luego ratificó, a pedido del fiscal general Carlos Baca, todo lo declarado durante las tres horas que duró su comparecencia. El exdirectivo de la constructora testificó desde el Consulado de Ecuador en Brasil, por videoconferencia. Su versión fue parte de la investigación por presunta asociación ilícita, en el que están procesados Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera, y otras 16 personas.

Desde esa oficina diplomática, Santos aseguró que supuestamente pagó 16 millones al segundo mandatario, a través de Rivera. Dos millones llegaron en el 2010, por el regreso de la constructora al Ecuador, tras los incidentes en la central San Francisco y el resto, 14 millones, por el 1% de todos los contratos que tuvo la empresa.

En su relato, el brasileño señaló que Glas “viabilizó” ese regreso y mencionó que los USD 2 millones se pagaron a una empresa aparentemente ligada a Rivera, a través de seis depósitos bancarios, en el 2010. En junio del 2017, Alexis Mera, exsecretario jurídico de la Presidencia, ratificó a la Fiscalía que las negociaciones para el retorno de Odebrecht “las hacía el entonces ministro Glas”.

Santos detalló que en julio del 2011, un año después del primer acercamiento, el tío del Vicepresidente presuntamente le buscó y le indicó que él “era la persona que intermediaba los negocios del sector estratégico para Jorge Glas”.

Y le comentó que si Odebrecht quería participar en los concursos de licitación, debía comprometerse a pagar el 1% del valor de cada contrato. “Estos pagos daban acceso directo a Jorge Glas. Mantenía entre dos y tres reuniones anuales con él”, explicó Santos.

Fuente: El Comercio