Compartir

En la Unidad de Justicia de Carcelén, al norte de Quito, se realiza la audiencia preparatoria de juicio contra 6 procesados por su presunta participación en el delito de asesinato contra David Romo.

El Telégrafo

En la diligencia, la Fiscalía presenta los elementos de convicción necesarios para fundamentar la acusación en el caso. David Romo desapareció el 16 de mayo de 2013.

Según las primeras versiones, fue visto por última vez, esa fecha, cuando se embarcaba en un bus hacia su casa, en la Mitad del Mundo.

Testimonios posteriores daban cuenta de que el joven habría estado en una clínica de rehabilitación en Pisulí, norte de Quito. En noviembre de 2017, el caso tuvo un nuevo giro tras el relato anticipado de un testigo, que afirmó que David fue asesinado y sus restos incinerados.

El 9 de enero de 2018, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) anunció que investigaría el caso tras la denuncia que presentó Alexandra Córdova, madre de David.

El 25 de enero de 2018 se llevó a cabo la reconstrucción de la escena en donde, supuestamente, fue asesinado el universitario.

En la diligencia se calculó el tiempo del desplazamiento entre el sector de Rumicucho y la supuesta clínica ubicada en Pisulí.

Fuente: El Telégrafo