Compartir

Tanto empresas como profesionales usan la opción de trabajo remoto, generando resultados positivos al expandir su potencial fuera de oficinas y horarios establecidos. Se espera que, para finales de 2015, más de 1 300 millones de personas, es decir, el 37,2 % de la población activa mundial, realicen algún tipo de actividad relacionada al trabajo remoto, según la última encuesta de la consultora IDC.

Shutterstock

¿Qué es el trabajo remoto?
El trabajo remoto o teletrabajo es una modalidad de empleo que permite, a quienes optan por este,  trabajar desde el hogar, oficinas compartidas (Coworking) o cualquier lugar diferente a una oficina. En la mayoría de los casos, no obedece a horarios definidos, sino a tareas u objetivos por cumplir.

Esta metodología de trabajo gana cada vez mayor popularidad, debido al crecimiento y las posibilidades que brinda internet, así como las nuevas tecnologías de la comunicación integradas en sistemas ‘Cloud’.
De igual forma, el comportamiento generacional de algunos ‘Millenials’ motiva a realizar teletrabajos, ya que les da la posibilidad de viajar por el mundo sin dejar de percibir ingresos generados por actividades remotas.

Algunas de las principales industrias en las que se maneja esta modalidad de trabajo son: tecnología, comunicación, farmacéutica, servicios, consumo masivo, asistentes virtuales,  publicidad y contenidos digitales.

Existen muchas tareas en todo campo laboral que no requieren de la presencia del empleado en el lugar de trabajo y pueden realizarse desde el hogar simplemente contando con un computador, tableta o teléfono inteligente con conexión a internet estable, lo que permite al personal trabajar desde cualquier país o momento. Incluso, empresas que promueven la actividad suelen cubrir gastos de internet y teléfono, además de entregar sillas ergonómicas, botiquín de primeros auxilios, extintores e iluminación especial.

En muchos casos, se ha comprobado el incremento de productividad en empleados que trabajan desde su hogar, ya que logran centrarse en resultados y se reducen los tiempos ‘muertos’ que cada vez son mayores en oficinas que no trabajan con base en objetivos.

Una gran limitante en el desarrollo del teletrabajo son las políticas empresariales que temen acogerse a esta opción. Aquí, es vital el involucramiento de alta gerencia y recursos humanos para generar pruebas y desarrollar sistemas de gestión integrales que entreguen acceso remoto inmediato a información, y datos para permitir esta modalidad de trabajo y contratación.

Beneficios del teletrabajo
El teletrabajo trae beneficios tanto para la compañía como para el empleado, ya que reduce costos y tiempo, y promueve objetivos fijos. Por lo tanto, aumenta la productividad y estimula la dinámica e innovación. Un estudio de la consultora Meta4 confirmó que las ventajas del teletrabajo se reflejan en una reducción de hasta el 60 % por ausentismo, ahorro de viáticos del 56 %, crecimiento de producción del 56 %, reducción de rotación de empleados en un 20 % y el salario para trabajadores genera incrementos del 20 %, en promedio.

Para el empleado, el trabajo remoto representa una mayor calidad de vida, invertir menos o nada de tiempo y dinero en trasladarse a una oficina, manejar los horarios a su gusto y pasar más tiempo de calidad con su familia. Representa también una excelente opción no solo para ejecutivos sino también para estudiantes, personas que sufren de alguna discapacidad que no les permita trasladarse y para madres en período de lactancia o con hijos pequeños que necesitan trabajar desde casa o requieren de ingresos adicionales.

Aún sin ser contratado por una empresa que utilice esta modalidad, es posible trabajar mediante plataformas de empleo freelance, ofreciendo productos o servicios a personas de todas partes del mundo.

Plataformas de autoempleo confiables:

Remote Year: programa que integra a personas de todas partes del mundo y las organiza para trabajar remotamente en proyectos mientras viajan.

Fiverr y Geniuzz: Estas plataformas ofrecen la posibilidad de ofertar pequeños servicios por un costo de cinco dólares. Muchos de estos servicios se enfocan en temas de redacción, diseño, desarrollo, multimedia y relacionados. En Fiverr, una vez que se ha realizado un cierto número de ventas, se puede subir de categoría, ampliando las tarifas que se pueden cobrar por servicio.

Odesk: una de las plataformas más importantes. Trabaja con empresas de tecnología del nivel de Pinterest. Ofrece variedad de categorías y la posibilidad de clasificar los proyectos en individuales o grupales, grandes o pequeños.

Elance: empresas como Microsoft, Cisco y Mozilla trabajan con Elance contratando trabajadores remotos a través de esta plataforma. Actualmente, más de dos millones de freelancers trabajan aquí.

Yandiki: plataforma especializada en conectar a profesionales con empresas para gestión de proyectos relacionados con diseño, web, programas y acciones de comunicación digital. Plataformas complementarias recomendadas son Authenticjobs.com, Freelancer.com, Stackoverflow, Flexjobs y Weworkremotely.com

¿El empleo remoto es la opción adecuada para todos los trabajadores?
Para una persona a quien le gusta mucho salir y es extrovertida quizás el trabajo remoto pueda resultar algo solitario y el trabajo en una oficina se adecúe más a su personalidad.

La disciplina y la constancia y un entorno de trabajo adecuado son esenciales si se va a tomar la decisión de trabajar desde el hogar, aquí algunas recomendaciones:

Distracciones: en el hogar pueden surgir muchas distracciones que interrumpan el desempeño laboral. Es muy importante definir y cumplir horarios. Establecer las horas que se destinarán al trabajo y las que se dedicarán al ocio o las tareas hogareñas. Una persona poco organizada y que se distraiga fácilmente con otras actividades, o que no tenga la motivación de cumplir con un horario de trabajo, no cumplirá con el perfil ideal de trabajador freelance.

Lugar físico: es aconsejable contar con un lugar físico destinado al trabajo. Una habitación sería lo ideal, pero también puede ser un rincón con un escritorio. Trabajar desde la cama no es óptimo, ya que puede generar distracciones o sueño en el trabajador y no permitirle realizar sus tareas de manera correcta. Aquí, las oficinas compartidas son una gran opción. Es vital que en cualquiera de estas opciones siempre se cuente con una excelente conexión a internet y los programas necesarios para trabajar.

Horario: establecer un horario para gestionar acciones y trabajar de manera dedicada sin complicaciones. Si organizamos nuestra agenda, reduciremos la  probabilidad de incumplirla.

Objetivos y procesos: tener claros los objetivos planteados por el empleador en cuanto a tiempo, especificaciones del entregable, método de entrega y plataformas y sistemas de gestión.

El empleo remoto representa una gran oportunidad para ser más eficientes como empresa y profesionales, a la par de contar con la posibilidad de incrementar fuentes y flujo de ingresos, haciendo lo que sabemos hacer bien para clientes o empleadores en cualquier parte del mundo.