Compartir

Los expertos en Medicina Legal de Ecuador aún deben identificar a trece víctimas mortales del accidente de tránsito ocurrido el martes 14 de agosto en una carretera a 30 km de Quito, mientras que una decena ya han sido identificadas.

@Ecu911 Quito

Así lo manifestó el capitán Kléber Viteri, jefe de Medicina Legal de Pichincha, que precisó que hasta el momento han sido identificados una decena de fallecidos, de los cuales seis son de nacionalidad colombiana, dos venezolanos y dos ecuatorianos.

“En el tema de la identificación hemos instaurado equipos técnicos de necroidentidad, que ya nos ha permitido tener hasta el momento la identidad de diez personas confirmadas”, manifestó. Viterin dijo que a la morgue de Quito llegaron el martes, un total de 23 cuerpos a raíz del accidente de tránsito en la vía a Papallacta, en el que se vieron involucrados y autobús turístico con matrícula colombiana y un jeep ecuatoriano.

En un principio las autoridades habían cifrado en 24 el número total de víctimas mortales y 22 los heridos en el siniestro, pero el experto en Medicina Legal rebajó el número de fallecidos a 23 y explicó que se debió a que uno de los hospitales a donde fueron trasladados los heridos derivó a la morgue el cuerpo de un menor que había fallecido en otro accidente.

El suceso arroja la cifra de catorce personas del sexo femenino fallecidas, siete de sexo masculino y dos menores, entre los que se cuentan un adolescente de 13 años y un niño de un año, reveló Viteri.

Los menores fallecidos son los dos identificados de nacionalidad ecuatoriana y que viajaban en el todoterreno involucrado en el accidente, precisó. También indicó que los dos venezolanos identificados son varones, y que en las labores de identificación colaboraron dos conocidos.

El responsable forense confió en que a lo largo de la jornada se pueda completar la identificación del resto de cadáveres gracias a la ayuda de familiares que se desplazaron desde Cali, Colombia, a Quito.

También manifestó que en el reconocimiento de los cuerpos han colaborado los familiares de las víctimas con las que se ha mantenido contacto telefónico.

Fuente: El Telégrafo