Un fuerte operativo policial se despliega la mañana de este jueves 3 de enero del 2019 en las afueras del Colegio Mejía, ubicado en las calles Vargas y Antonio Ante, en el centro de Quito.

Twitter/ Resguardo policial en los exteriores del colegio Mejía

Agentes del Grupo de Operaciones Motorizadas (GOM) y antimotines se encuentran en las esquinas aledañas del establecimiento educativo.

El coronel Nelson Ortiz, jefe de apoyo operativo del Distrito Manuela Sáenz, informó que 210 uniformados fueron distribuidos en la zona para controlar posibles manifestaciones de los jóvenes en contra del aumento del precio de los combustibles.

El oficial indicó que quienes salieron a manifestarse ayer fueron exalumnos del establecimiento. Ante eso, la prioridad es resguardar la seguridad del sector. Tras la llegada de los policías, los dueños de los locales comerciales comenzaron a atender al público normalmente.

Al final de las protestas de ayer, dos alumnos del Mejía fueron aislados. Pese a ello, el coronel Ortiz reiteró que las manifestaciones son organizadas y convocadas por exalumnos.  “Ayer, ellos obstaculizaron la vía y la situación se tornó un tanto violenta”.

Los gendarmes se encuentran allí desde las 09:30. El objetivo -según el oficial- es precautelar la seguridad de las personas, los vehículos y los inmuebles aledaños ante posibles desmanes.

Fuente: El Comercio- Nota original: LINK