Compartir

Un grupo de 400 millonarios estadounidenses se mostraron este lunes contrarios a la reforma fiscal presentada por la Administración del presidente Donald Trump, por considerar que aumentará la desigualdad en el país y que afectará a servicios básicos, además pidió al Gobierno que les suba los impuestos.

EFE

“Les pedimos que se opongan a cualquier legislación que exacerbe aún más la desigualdad”, señalaron los miembros de la asociación Riqueza Responsable (Responsible Wealth) en una misiva dirigida a los miembros del Congreso que fue divulgada este lunes en la página web de la organización y que tienen previsto enviar esta semana.

La asociación, a la que pertenecen cientos de personas de las clases más altas de la sociedad estadounidenses, como médicos, abogados y ejecutivos de grandes empresas, considera que el proyecto de Ley conllevaría “profundos recortes” en diversos “servicios fundamentales”, tales como la educación o la sanidad pública.

Ante las reticencias del Partido Demócrata, la propuesta presentada por el Partido Republicano no contempla reducir la actual tasa del 39,6% que pagan las rentas más elevadas, pero sí incluye medidas que favorecen a las clases más altas, como la supresión del impuesto de sucesiones.

Asimismo, el proyecto, que fue presentado el pasado 2 de noviembre en la Cámara de Representantes, incluye una marcada reducción de la tasa impositiva a las empresas desde el 35% actual al 20%, y no contempla imponer un límite máximo a la aportación a los planes de pensiones, que está exenta de impuestos.

La asociación recuerda al Gobierno que, en la actualidad, el 42% de la riqueza del país recae en apenas un 1% de sus hogares. “Creemos que la clave para crear más y mejores empleos, así como una economía más fuerte, no pasa por dar un respiro impositivo a quienes tienen mucho, sino por invertir en los estadounidenses”, sentencia la carta.

Fuente: El Telégrafo