Compartir

El presidente Lenín Moreno prepara su octavo viaje internacional oficial desde que fue posesionado en mayo del 2017. El Mandatario estará entre el 22 y el 28 de julio en Europa. No no se han divulgado detalles de la agenda, pero se conoce que visitará Reino Unido y España.

Presidencia Ecuador

El primer destino será el territorio británico, pero no se tratará de una vista oficial. El 24 de julio, Moreno prevé dar una charla en un evento de la Alianza de Personas con Discapacidades, en Londres.

Su viaje abre una puerta para cerrar las conversaciones sobre la situación de Julian Assange, asilado en la Embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio del 2012. Este lunes 16 de julio del 2018, el diario británico The Guardian reveló que estos diálogos se están realizando “a alto nivel en una tentativa de remover a Assange de la Embajada de Londres”.

Incluso, el reporte señala que el propio Alan Duncan, ministro de Relaciones Exteriores inglés, “está involucrado en el esfuerzo diplomático” para solucionar el caso desde las semanas anteriores a la visita de Moreno. Assange se encontraba en el 2010 en Reino Unido cuando la justicia de Suecia pidió su extradición por un delito sexual, por lo que tenía que presentarse ante un juez británico. Al ingresar a la Embajada de Ecuador dejó de reportarse con el juez, lo cual es un delito en ese país.

Pese a que Suecia dejó a un lado los cargos, Assange podría ser capturado por esta contravención en Londres y se teme que pueda ser extraditado a EE.UU., país que también lo requiere por divulgación de información clasificada a través del portal Wikileaks.

Adrián Bonilla, docente de Relaciones Exteriores en Flacso, aclara que no se puede echar a un refugiado cuando hay la suposición de una de las partes de una posible violación de derechos humanos.

El ‘hacker’ espera que no se ejecute una posible extradición a Estados Unidos. En este escenario, lo que corresponde, según Bonilla, es que las causas que condujeron al refugio de Assange desaparezcan. Es decir, el ‘hacker’ debe sentir que EE.UU. no quiere atentar en su contra.

Añade que, por esta razón, los diálogos no deben hacerse únicamente con el Reino Unido sino también con Estados Unidos. Moreno se reunió con el vicepresidente de ese país, Mike Pence a finales de junio, pero ninguno confirmó que el tema Assange fuera abordado.